O Toural


No es un caso para los servicios sociales del Concello, sino para la actuación policial y de los jueces. El deterioro social de los soportales de la confluencia del Toural con la Rúa do Vilar ha derivado en un problema de delincuencia. Un problema agravado por esa sensibilidad mal entendida que lleva a la concejala de Políticas Sociais a lamentar que «este tipo de incidentes puntuais se instrumentalicen politicamente e xeren malestar e medo entre a veciñanza, cando Compostela é unha cidade segura e con boa convivencia». Es confundir churras con merinas. La edila debería cruzar unas palabras con los comerciantes y vecinos de la zona del Toural y verá que hay un problema serio de inseguridad y mucho hartazgo. Era obligada la paciencia con los sintecho que inicialmente acamparon allí porque era materia de intervención social, pero quien se los llevó no fueron tanto los servicios sociales como el propio deterioro físico. Ahora se han hecho fuertes en los soportales delincuentes que crean un foco permanente de conflictos y de temor que no solo es una amenaza para la integridad de cualquier viandante que pase por allí y perjudica la actividad comercial; además, daña la imagen de la ciudad en uno de los puntos de máxima afluencia turística. Esto último puede ser lo de menos, porque tolerantes sabemos ser todos, así como discernir lo que es un problema generado por la propia ciudad o importado, haya llegado por el Camino de Santiago o por otras vías, y también lo saben quienes nos visitan. Pero el gobierno local no puede minimizar un calvario real que se eterniza y ampararse en que hay instrumentalización política. Hable, hable con los comerciantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

O Toural