Eduardo López: «Egeria fue la primera peregrina y llevaba la Biblia como guía»

El catedrático de Filología inauguró el ciclo de actividades de la Asociación Mujeres en Igualdad

.

Santiago / la voz

La Asociación Mujeres en Igualdad Santa Lucía ha iniciado una serie de actividades que comenzaron con la conferencia del catedrático Eduardo López Pereira, quien habló sobre Egeria: la primera mujer gallega descubriendo el mundo. Quien mejor para reivindicar el papel y los logros de la mujer que la primera peregrina y escritora en latín.

-¿Qué se sabe de Egeria?

-Lo que ella cuenta en su propio texto y lo que sabemos de alguna referencia posterior, sobre todo por nuestro paisano Valerio del Bierzo, que hace referencias a ella. Fundamentalmente tenemos su obra, en la que va describiendo el viaje que realizó desde Galicia hasta Constantinopla, con un matiz, que la primera parte se perdió, por lo que solo conservamos desde que entra en el valle de Sinaí. Eso nos deja una serie de interrogantes, como su patria.

-¿No se concluyó que es gallega?

-Esa es la opinión que yo defiendo y es además la más generalizada. También se ha dicho que era de la Galia o de Italia, pero hay más argumentos que respaldan que es de Gallaecia. Hay que entender que no es la Galicia de hoy, sino que la Gallaecia romana iba por el Duero, subía hasta Cantabria y su capital era Astorga, y hacia ahí hay que llevarla.

-¿Qué se deduce de sus textos?

-Lo que podía ser, sus gustos y su deseo de hacer este viaje no como una ruta turística.

-¿Cuáles fueron sus motivaciones?

-Visitar los santos lugares como peregrinación. Ella escribió en los años 383 y 384, y 50 años antes se acababa de descubrir la cruz de Cristo en Jerusalén, lo que dio lugar a una serie de peregrinaciones. Y eso es lo que ella realiza, era la primera peregrina y llevaba la guía como Biblia. Va visitando la zarza de Moisés, la tumba del Apóstol Tomás, y todos esos lugares con un sentido claro de peregrinación.

-¿No hubo antes ninguna peregrina?

-Hay referencias de nombres, pero no existe ningún texto. El primer texto latino que conservamos de una mujer también es el de ella, aunque tenemos referencias de otras. Ya tiene mérito que una mujer que nace en el año 350 en la Gallaecia pueda llegar a saber y escribir latín y a conocer el griego, lenguas que tiene que aprender porque el latín en Galicia no era de uso común.

-¿A que se dedicaba? ¿Era de buena familia?

-Esa es mi opinión. En el sello que conmemora el decimosexto centenario de su viaje aparece la monja Egeria montada en un burro, pero no se puede concebir el término monja como ahora, porque no había conventos. Era una persona de carácter religioso pero no una simple monja, porque el ejército romano le da apoyo y sale a recibirla el obispo de Éfeso. Yo lo relaciono con que el emperador que gobierna Oriente y Occidente, Teodosio I, era de Gallaecia.

-Es decir, que estaba relacionada con el emperador.

-Para mí sin duda. ¡Cómo si no le iban a poner el ejército a su disposición! Tiene que haber una relación familiar y es una mujer con poderío para hacer un viaje de dos o tres años.

-¿Hasta qué punto es importante poner en valor la vida y obra de las mujeres en la historia?

-Es fundamental, se da la suerte de que tenemos a la primera mujer que ha escrito en latín y cuya obra ha llegado hasta nosotros. Y eso ya sin poner en valor la obra, pero es que además esta tiene un valor extraordinario para la arqueología, la historia de la iglesia y para la filología, en este caso para estudiar la evolución de la lengua latina a la lengua romance.

La organizadora. La Asociación Mujeres en Igualdad Santa Lucía, presidida por Ana López, organizó la conferencia.

El ponente. Eduardo López Pereira, catedrático de Filología, es también director de la Axencia para a Calidade do SUG.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Eduardo López: «Egeria fue la primera peregrina y llevaba la Biblia como guía»