Comparaciones


España e Italia siempre se han visto envueltas en comparaciones, no siempre halagüeñas. Formaron parte de los PIGS, los países a los que los prepotentes anglosajones culpaban de ser rémoras en la economía de la UE, junto con Portugal y Grecia. Ambas culturas son similares, tanto en lengua como en estilo de vida, aunque Italia siempre ha sabido vender sus productos -e incluso los de los demás-, con una eficacia muy superior a la española.

Y estos días, los dos estados han visto renovado su gobierno. Y aquí no hay nada que envidiar a los italianos. Tres meses de crisis política y un vodevil en el que finalmente se ha llegado a un acuerdo designando a un equipo en el que destaca la figura de Giulia Grillo, ministra de Sanidad, quien sin ser antivacunas, hay que dejarlo claro, se ha mostrado en contra de la vacunación obligatoria en un país en el que los grupos antivacunas y el sarampión campan a sus anchas.

España, al contrario, ha nombrado ministro de Ciencia y Universidades a un astronauta que además de por ir al espacio se ha caracterizado por su firme apuesta por la inversión en investigación y por su rechazo a las seudociencias y a la homeopatía. Homeopatía que recibió un salvavidas del Gobierno de Rajoy con su última norma, pero que ahora se encuentra de frente con un Ejecutivo poco amigo de este tipo de terapias.

Un Gobierno con una ministra de Sanidad que revirtió la privatización de un hospital -pese a los problemas económicos que ello derivó- y que busca recuperar la sanidad universal. En este caso las comparaciones entre Italia y España dejan el listón muy alto para nuestro país.

Votación
1 votos
Comentarios

Comparaciones