El técnico del Compos cree que el equipo pagó sus fallos con un precio muy elevado

El capitán Cardeñosa resume el ánimo del grupo tras la derrota ante el Espanyol B: «Estamos jodidos, pero orgullosos»


La Voz / Enviado Especial

Decepcionados y con mal sabor de boca tras el frustrado intento de regresar a la Segunda B por la vía rápida, pero orgullosos y con la cabeza alta por la reacción del equipo en la segunda mitad, cuando todo parecía perdido, y de haber competido hasta el final ante un equipo con un potencial enorme para esta categoría.

El entrenador, Yago Iglesias, no quiso buscar excusas más allá del fútbol. Ni árbitros, ni cansancio tras el viaje, y admitió el poderío del filial perico. No obstante, a la hora de desmenuzar el partido, apuntó a que el primer gol, encajado en el minuto 4 de juego, «condiciona completamente o plantexamento, o tipo de partido que queríamos facer».

El joven técnico compostelano admitió que habían pagado con goles cada uno de los tres errores individuales que cometieron, pero no quiso desmerecer al rival, capaz de sacar provecho de esas situaciones gracias a la calidad que atesoran sus futbolistas. Iglesias lamentó esa primera hora de juego, en la que esperaba una salida en tromba del filial espanyolista, pero ensalzó la reacción de sus jugadores tras el paso por los vestuarios: «Na segunda parte demos un paso adiante e fomos merecedores de non acadar un resultado tan avultado».

En su guion estaba la idea de «resistir» hasta el descanso con un marcador igualado, al menos no tan abultado como con el que llegaron. A partir de ahí, estirar líneas en el segundo acto con la intención de buscarle las cosquillas al rival, tal y como sucedió en el encuentro de ida disputado el pasado fin de semana.

El preparador reconoció que quedarse a las puertas del ascenso supone un «pao» para el vestuario, porque llevaban toda la semana pesando que «hoxe [por ayer] podía ser o día de volver a Segunda B», pero también dejó claro que lograrán levantarse de cara la siguiente ronda: «Non queda outra», dijo, garantizando que a nadie le va a quedar la más mínima duda que su equipo lo dará todo para lograr el objetivo.

Cardeñosa

«Jodidos, pero orgullosos»

Uno de los futbolistas de la plantilla que habla más claro dentro del vestuario es el hombre que ayer lució el brazalete de capitán: Cardeñosa. «Estamos jodidos, pero orgullosos», resumió en pocas palabras el zaguero pobrense a la conclusión del encuentro, todavía tratando de recuperarse tras la batalla. Su lectura fue muy similar a la de su míster: «Verse con un 3-0 en contra en 25 minutos no es fácil, sobre todo para un equipo tan joven», pero ensalzó la capacidad del grupo para sobreponerse. «No cabe duda de que lo vamos a hacer. No somos un filial, pero por la media de edad [23 años] podríamos. En partidos como este aprendes como en diez de liga. Creo que vamos a salir fortalecidos», añadió.

primo

«Tendremos la misma ilusión»

Por su parte, el ariete Primo explicó que «el vestuario está un poco cabizbajo, pero hay que estar orgullosos del trabajo, sobre todo en la segunda parte. Nos han perjudicado los primeros minutos, pero estaremos con la misma ilusión para la segunda ronda». El autor de uno de los goles del encuentro apuntó que «pasamos de hablar de los árbitros y vamos a seguir trabajando. Hay que seguir trabajando con la misma humildad». El delantero compostelanista sentenció: «Cualquier equipo nos va a tener mucho respeto en el sorteo de la segunda eliminatoria».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El técnico del Compos cree que el equipo pagó sus fallos con un precio muy elevado