Los músicos reclaman un marco legal para realizar su trabajo

«Facemos música, non ruído», dicen al tiempo que defienden la compatibilidad de su actividad con el descanso de los vecinos


Santiago / la voz

Los músicos de Santiago reclaman a la Xunta de Galicia y al Concello que desbloqueen con urgencia la «situación de indefinición legal» en la que están desarrollando su trabajo, y piden poder ejercer su profesión de «forma segura e adaptada á legalidade». Los portavoces de la sección Compostela de Músicos ao Vivo, entre los que estaban Valentín Caamaño y Xabier Mera, anunciaron que participarán hoy, a partir de la una del mediodía, en una reunión en el Concello en la que estarán también los empresarios hosteleros y los responsables municipales, en la que «confían» que se arroje luz al conflicto.

Los músicos reivindicaron su derecho al trabajo, e insistieron en que «facemos música, non ruído», en alusión a los argumentos empleados por la Asociación Compostela Vella y la Plataforma Antirruido de Santiago, en el sentido de que su actividad altera el descanso de los vecinos. El colectivo «exige compromiso e valentía por parte das institucións implicadas, que permitan que a música ao vivo na nosa cidade sexa unha realidade que poida ser compatibilizada co descanso e o respecto de toda a cidadanía».

Uso de amplificadores

Los portavoces de los artistas pedirán, en la reunión de hoy, que el Concello elimine de la nueva normativa la prohibición de utilizar instrumentos de amplificación en los establecimientos del Grupo 1 de la Ordenanza Municipal de Ruídos, en el que se incluyen los cafés-bares donde se ofrecen habitualmente los conciertos y otras manifestaciones culturales. Apuntaron que en otros municipios, como Barcelona, se establecieron medidas claras para proteger este tipo de actividades. Asimismo, reclaman que se regule claramente las condiciones de horarios y volumen para los conciertos en directo. En opinión de los músicos, la normativa gallega tiene como telón de fondo un control sobre los grandes conciertos para evitar situaciones como las del Madrid Arena, pero los músicos de Santiago piden que se legisle para «os do día a día, que non temos nada que ver cos grandes nin temos intermediarios».

En Santiago, según indicaron los miembros de la asociación, hay casi 200 formaciones musicales, y unas 500 en toda Galicia, por lo que insistieron en que se trata de un elevado número de personas las que se están viendo afectadas por la «indefensión» en la que se encuentran por la nueva Lei de Espectáculos de Galicia.

Las actuaciones y demás actividades culturales, que se suspendieron temporalmente, se retomaron unos días antes de las Festas da Ascensión, pero se están celebrando mayoritariamente en el exterior de los pubs. Los músicos apuntaron que la situación es tan absurda como que pueden actuar fuera de los establecimientos, al estar amparados por la normativa municipal, pero no podrían trasladar el concierto al interior, en caso de lluvia, porque lo prohíbe la normativa autonómica.

Por otro lado, la asociación de músicos también considera que la nueva legislación podría ser una oportunidad para resolver otras cuestiones de tipo laboral, entre las que destacaron el hecho de que los artistas se ven obligados a ser autónomos o facturar por medio de la cooperativa de facturación de la asociación, porque si bien la ley obligará al hostelero a contratar al artista, esto no se cumple nunca.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los músicos reclaman un marco legal para realizar su trabajo