Acusan al Concello de tratar de desmantelar las normas sobre contaminación acústica

Compostela Vella presentó una queja ante el Valedor do Pobo


Santiago / la voz

La asociación Compostela Vella asegura que «se han agudizado los problemas de contaminación acústica, no solo en el casco histórico de la ciudad, también en el Ensanche y en muchos otros sitios» ante la inacción del Concello. «Ha habido personas que se han marchado porque no podían vivir así», indicó Miguel Ángel Prieto, portavoz del colectivo vecinal de la zona monumental. Para poner fin a esta situación que, dicen, contribuye además a la despoblación de la almendra, se presentó ayer una queja formal ante el Valedor do Pobo en la que acusan al gobierno local de «intentar desmantelar todas las normas existentes que tienen los residentes frente al ruido nocturno».

Prieto indicó que el Ayuntamiento, «con sus acciones y omisiones» está actuando como cómplice al permitir que se «transgredan los derechos de los ciudadanos en cuanto a tener una inviolabilidad en contaminación acústica en su domicilio». «Además, se está haciendo en un claro ejercicio de desviación de intereses en favor de determinados agentes económicos, como es la hostelería nocturna», añadió.

Controles inhibidos

El desmantelamiento, señaló, se manifiesta en dos actuaciones. La primera de ellas consiste en «modificar el actual marco normativo mediante un convenio que consideramos ilegal, de tal forma que se inicia un expediente que permitiría la ampliación de aforos de discotecas, de pubs, etcétera, en zonas acústicamente saturadas». Y, en segundo lugar, en «inhibir la respuesta a las transgresiones de las normas de dos formas: por una parte, reduciendo a cero todas las actuaciones de la función inspectora (sobre todo de la Policía Local, encargada de levantar atestados ante las irregularidades que la hostelería nocturna comete en las zonas saturadas, que se han triplicado por tres desde el año 2005 en el casco histórico, y hablamos por ejemplo de conciertos sin licencia, aforos excesivos, permisión para sacar bebidas a la calle, horarios incumplidos...). Y dos, suspendiendo la ejecución de normas sancionadoras».

Afirma Prieto que algunas sanciones «se han metido en un cajón, han prescrito o se han saltado a la torera». Por ello, Compostela Vella en su escrito a la valedora solicita que el Concello se encargue de inspeccionar la actividad de los locales nocturnos en las zonas saturadas y que envíe un informe al organismo que representa al ato comisionado del Parlamento dando en él cuenta de los controles realizados de aquí al 1 de julio, así como de las veces que la Policía Local constató desde enero del 2016 la celebración de conciertos en establecimientos sin licencia, detallando si se levantó un atestado, si se pasó a Urbanismo y qué casos no llegaron a ser remitidos.

Paralelamente, la asociación vecinal reclama que «se retire y archive el expediente iniciado en el 2017 que modifica el decreto de zonas acústicamente saturadas y que permitiría la ampliación de aforos».

Prieto, acompañado por la presidenta de Compostela Vella, María Abelleira, indicó que se ha pedido una respuesta a la valedora antes del 2 de julio, cuando entra en vigor la ley de espectáculos de Galicia, para llevar a cabo las correspondientes acciones para evitar figuras como la de bar musical, que permitirá hacer «cualquier cosa, conciertos y de todo». El portavoz insistió en que su batalla «no va ni contra la cultura ni contra la libertad de expresión, solo contra el infractor de las normas que regulan ese tipo de espectáculos».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Acusan al Concello de tratar de desmantelar las normas sobre contaminación acústica