Ana García: «El novio debe ir elegante, es el día de los dos: la novia no se casa sola»

En la moda para las ceremonias nupciales se impone el azul y los trajes entallados

.

santiago / la voz

Ana García Grobas es experta en moda masculina para ceremonias y al frente del comercio Vivanoivos, en Mazarelos, ha visto pasar a cientos de hombres en busca del traje de novio perfecto. Ahora que arranca la temporada de bodas, Ana está atenta a todos los detalles de los novios que acudieron a su local para adquirir el atuendo ideal. Aunque las ceremonias nupciales se concentran, fundamentalmente, entre los meses de mayo a julio y agosto, los preparativos tienen que comenzar mucho antes. «No pueden, no deben, quedar para el último momento, porque se requiere tiempo. A veces hay que pedir una talla, o hacer cambios, y no se puede hacer todo corriendo», aconseja Ana García. Pese a su recomendación, en los últimos años hay poca previsión cuando se trata del novio, y muchas veces «se creen que venir al límite les va a permitir conseguir ofertas, pero no es así». Lo ideal es escoger el traje a partir de noviembre, «y unas tres o cinco semanas antes, probar por si hay que hacer cambios», recomienda Ana García Grobas.

En cuanto a los novios, la experta reconoce que «en el presupuesto de la boda, el traje del novio no es prioritario, pero él también tiene que ir elegante, porque es el día de los dos, la novia no se casa sola. A ella le gusta ir del brazo de un novio arreglado, elegante y bien cuidado». Sea como fuere, la realidad es que «el novio no va a sacar protagonismo a la novia, porque ella siempre es el centro».

En lo que se refiere a la moda, los novios suelen dejarse aconsejar por los expertos, que «sabemos por experiencia lo que se lleva y, sobre todo, lo que le queda mejor al novio». Pero también reconoce que las redes sociales «hacen estragos entre los novios. A veces vienen con imágenes de trajes que solo salieron para los desfiles y que no están a la venta, o con cosas que luego no les quedan nada bien». Lo habitual es que, al igual que las novias, los chicos acudan acompañados de un séquito dispuesto a opinar y, «lo peor muchas veces, a elegir más que el novio». Una diferencia con la novia es que, en algunos casos, «el novio viene acompañado de la novia para elegir», aunque, en opinión de Ana, lo «ideal sería que ella también se viera sorprendida ese día al ver entrar al novio».

Ana García Grobas sigue una premisa: «Los novios tienen que sentirse cómodos, dentro de la moda, pero no pueden ir con un brocado, por muy de moda que esté, si no van a sentirse cómodos». Lo último en moda masculina para ceremonias son los trajes de color azul, entallados y también los brocados. «Lejos de lo que cree la gente, los trajes entallados le quedan bien a todo el mundo», y los brocados, «que pueden ser espectaculares, también están de moda, pero es la opción para los novios más atrevidos», explica.

En cuanto al coste del traje, Ana García prefiere no dar un precio medio, porque «todo depende de la calidad. A partir de seiscientos euros, el novio puede comprar el traje y los complementos». La experta apunta que, como en todos los sectores, la competencia es dura, y «por ahí hay trajes que pueden costar algo menos, pero cuando se lo ponen, les tira por todos los lados. Ese día hay que estar cómodo, y no puedes estar pendiente de que rompa por algún sitio».

La crisis también se deja notar en el sector de las bodas y ceremonias, y los reiterados anuncios de recuperación económica se van haciendo realidad «poco a poco, muy lentamente». Las ceremonias son menos numerosas que en los años de bonanza, «ahora parece que empiezan a recuperarse, pero se percibe también en las edades de los novios. La mayoría superan los treinta y pico. Aunque también los hay más jóvenes, pero muchos menos que antes», recuerda Ana García Grobas.

Votación
1 votos
Comentarios

Ana García: «El novio debe ir elegante, es el día de los dos: la novia no se casa sola»