Los centros cívicos suben precios pese al anuncio de que no iban a tocarse

Responsables de estos servicios expresaron su malestar por las alteraciones tarifarias


santiago / la voz

Los centros socioculturales ya tienen gestor tras meses de espera, Ferrovial Servicios, y previsiblemente tendrá unas tarifas más elevadas a partir del otoño. Ese es el planteamiento existente en el seno del gobierno municipal con una previsión del mantenimiento tarifario hasta entonces.

La previsión, sin embargo, no se cumple en el programa de actividades y precios que el Ayuntamiento compostelano ha diseñado para el trimestre abril-junio de este año. Solo hace falta echarle un vistazo a las agendas de algunos centros de referencia, como los de Fontiñas y Santa Marta, para comprobar el adelanto de las modificaciones tarifarias en actividades municipales respecto a lo avanzado por el gobierno local.

En unos casos los cambios son mínimos y en otros más significativos. En el centro de Santa Marta, por ejemplo, se puede apreciar la existencia de subidas en tres grupos de actividades. Se evidencian incrementos en pintura y let´s talk (hablemos) en los niveles de iniciaciòn, medio y avanzado. Quienes acudan a los clubes de lectura en inglés y francés también se verán con unas tarifas diferentes a las del pasado año, igual que en «Activa a túa memoria», Internet o en algún otro curso.

En ciertos casos los aumentos son de tres a cinco euros, pero en otros se nota más. Por ejemplo en «Activa a túa memoria», que tenía un precio en el último trimestre del año 2017 de nueve euros y en el trimestre abril-junio se sitúa en quince euros.

El propósito del gobierno municipal es elevar los precios en determinadas actividades a partir de septiembre porque estima que es necesario ajustarlos o actualizarlos. La decisión sobre esta materia es responsabilidad de la Administración local y no de l a empresa concesionaria de los centros cívicos. Y los responsables de Servicios Sociais dejaron claro que habría continuidad hasta el mes de junio.

Estudio

Algunos directores de centros socioculturales han expresado su malestar por esta situación. Tienen que atender a usuarios de las actividades compartidas y transmitirles las alteraciones del programa. En algún caso extienden sus quejas a otras cuestiones referentes al funcionamiento de los centros y a la utilización de los mismos, que comporta la necesidad de un reglamento claro en esta materia.

De cara a la determinación de la nueva estructura de precios, el gobierno local encargó a una auditoría externa un estudio con la finalidad de proceder a un adecuado ajuste de los costes. Será el resultado de ese informe el que fije a partir de septiembre las tarifas a aplicar. El coste de ese estudio, 3.200 euros, provocó las críticas del grupo socialista al considerar que pudo hacerlo personal municipal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los centros cívicos suben precios pese al anuncio de que no iban a tocarse