Fotos rotas


Una foto rota jamás debería ser noticia. La de nadie. Ni la de un rey. Pero aún lo es. La imagen del diputado del BNG Luís Bará desgarrando en dos a Felipe VI ha dado la vuelta a España y se ha abierto un debate jurídico -y político- sobre si la inmunidad parlamentaria del nacionalista le cubre ante un posible delito contra la corona. Yo jamás rompería la foto de nadie y menos en la tribuna de un parlamento, pero tampoco me gusta que esta acción sea delito. Ahora bien, lo es. Y mientras está vigente, en una democracia la ley se respeta. Algo tan simple que ahora algunos parecen no entender o que directamente quieren hacer que no comprenden para justificar el supuesto ramalazo autoritario de España como Estado. Pues no. Leyes así, peculiares, las hay en todas partes. En el Reino Unido no se puede hablar mal de la reina pisando suelo británico. Por eso hay un rincón en Londres en el que los que quieren despotrican contra la monarca subidos a una silla. En Francia hay padres a los que les niegan el derecho a llamar a su hijo como quieran solo porque el nombre escogido no es francés. En Portugal están directamente prohibidos los nombres que no sean lusos salvo para extranjeros. Y en la Alemania que tantos peros pone para entregar a Puigdemont partidos independentistas como el del expresidente catalán o ERC están prohibidos por ley. España no es menos que ninguna gran democracia. Es más, la Constitución del 78 es una de las más progresistas del mundo y garantiza derechos políticos y lingüísticos que niegan a sus ciudadanos Alemania o Francia. Rompamos todas las fotos que queramos, pero mantengamos intacto el respeto a la ley.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Fotos rotas