«Heredamos una responsabilidad muy fuerte que nos obliga a mejorar»

El gerente del  San Clemente afirma que el restaurante estrena imagen, pero sigue fiel a la tradición gastronómica gallega


santiago / la voz

Miguel Ángel nació en Zurich en 1976 en el seno de una familia emigrante natural de Sober, ayuntamiento enclavado en la Ribeira Sacra. El hostelero mamó el oficio en el San Clemente, restaurante que sus padres adquirieron en 1980 a la vuelta de Suiza. Este fin de semana reabrió al público tras acometer una reforma integral, configurando un comedor más versátil. «Hemos querido jugar con las luces y sombras de las distintas mesas para lograr mayor calidez y tranquilidad. Y, en principio, el público está encantado», señala el gerente-propietario del establecimiento.

Vecinos, familias, empresas, peregrinos y gente que viene a Galicia de vacaciones conforman la heterogénea clientela del local, que sirve medio centenar de comidas diarias durante la semana, cifra que puede duplicarse en sábados y domingos. «Cada mes es distinto y varía bastante entre invierno y verano. En cuanto a nuestra carta, somos tradicionales y fieles a nuestras raíces, porque en Galicia se come bien y a gusto», afirma.

La madre de Miguel, Emilia, estuvo toda una vida al frente de la cocina. «Mamá tiene ahora un merecido descanso y solo viene de visita periódicamente», apostilla. Y él acabó casándose con Lidia, una de las hijas de Gerardo Arnoso, camarero que se incorporó a la plantilla hacia el año noventa, y a día de hoy es jefe de comedor. «La convivencia es lo que tiene. Ahora falta que lleguen los hijos, pero siendo ella maestra, en la zona de O Porriño, y yo en este negocio tan esclavizado, a ver, ojalá», comenta el hostelero.

En todo caso, la segunda generación quiere afianzar su futuro con esta reforma en la que las maderas, los mimbres y los azules definen sus nuevos espacios interiores. «Hemos heredado una responsabilidad muy fuerte que nos obliga a mejorar sin perder nuestra historia y nuestra solera», rubrica el gerente-propietario del restaurante San Clemente.

Esta reforma del popular local ha querido homenajear a sus impulsores, Antonio -el padre de Miguel, que falleció en el 2013- y Manolo Rodríguez, ahora al frente del restaurante Carretas. Un retrato silueteado de ambos decora una zona de la cafetería, que han bautizado con el nombre de O recuncho dos patróns. «No podía faltar un tributo visible a la memoria de mi padre que, junto con Manolo y Lolita, levantaron este negocio». Miguel recuerda a su padre como un hombre generoso y humilde. «A mí me educó en estos valores y nos ha dejado el listón muy alto. Hay personas que aún hoy me dicen que lo siguen viendo al final de la barra, donde él se colocaba para tener el control de todo y saludar afectuosamente a los clientes que entraban», detalla.

Además de una oferta gastronómica fundamentada en la comida tradicional, con productos de aquí y «buena materia prima», Miguel también quiere destacar el servicio «profesional y cercano» de toda la plantilla: «Alimentamos a doce familias, entre camareros y personal de limpieza. Cuidamos a nuestro personal porque sabemos que forma parte de nuestra personalidad».

Pero también interesa reseñar que el restaurante San Clemente tiene su origen en 1971, cuando lo abrió Ángel Prado, convirtiéndose pronto en una de las referencias de menú del día para los universitarios. En aquella década de cambio en España y en la que Miguel vendría al mundo, cacerolas y bandejas volaban por encima de las cabezas que abarrotaban el local a mediodía. La cuadrilla de camareros avisaba, entonces, de que te podían poner perdido con la exhortación: «¡Voy con la brocha!».

El protagonista. Miguel Ángel Diéguez, hijo de los conocidos hosteleros Antonio y Emilia.

El restaurante. El San Clemente es un clásico fundamentado en la cocina tradicional gallega.

«O recuncho dos patróns». La reforma del local incluyó un homenaje a sus impulsores, Antonio Diéguez y Manolo Rodríguez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Heredamos una responsabilidad muy fuerte que nos obliga a mejorar»