La mayor protección de las piezas del Pórtico no evita su salida de Santiago

La declaración BIC sí garantiza su tutela pública y que no las sacarán de España sin permiso

;
Estatuas de Isaac y Abraham en la exposición sobre el Maestro Mateo en el pazo de Xelmírez Estatuas de Isaac y Abraham en la exposición sobre el Maestro Mateo en el pazo de Xelmírez

santiago / la voz

La Xunta de Galicia ha cumplido uno de los compromisos en torno a las dos esculturas reclamadas por el Ayuntamiento, como es la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) de las dos piezas. Ese compromiso lo adquirió en el mes de octubre, unas fechas después de que el Concello aprobase por unanimidad la reclamación de las dos estatuas. Ahora ha iniciado el expediente para protegerlas.

En la sesión plenaria de la corporación compostelana se instó a la Xunta a declarar BIC las esculturas de Abraham e Isaac y unas fechas después la Consellería de Cultura recogió ese sentir municipal y asumió el reto de amparar formalmente estas obras artísticas, junto a las demás del Mestre Mateo pertenecientes a la desaparecida fachada occidental de la Catedral.

«A declaración é tranquilizadora, porque introduce a tutela pública», resalta el alcalde compostelano, Martiño Noriega, que ayer mantuvo una conversación con el conselleiro de Cultura sobre este asunto. El regidor es consciente de que ahora mismo las estatuas están en campo ajeno mientras no dicte una resolución el Juzgado de Primera Instancia número 41 de Madrid.

La sentencia judicial tardará al menos un año en producirse, según los cálculos de los servicios jurídicos municipales, y además el proceso se está alargando por la necesidad de completar de nuevo la tramitación de la demanda al mismo juzgado tras la muerte de Carmen Franco. Y en este tiempo las figuras estarán en manos de la familia del dictador, que puede actuar con ellas a su antojo.

Precisamente la «tutela tranquilizadora» a la que alude Noriega cubrirá especialmente este espacio temporal, ya que el régimen de protección cobra efecto desde la incoación del expediente de Bien de Interés Cultural, cuya tramitación puede durar meses. Es preciso recabar informes y una serie de actuaciones.

Lo que no cambia el expediente es la titularidad de las piezas, pero la tutela pública implica para los propietarios exponer las piezas al público al menos cuatro días al mes, no poder moverlas sin permiso, no sacarlas del país sin autorización y permitir que se fiscalicen, entre otros aspectos.

Las esculturas no pueden salir del país, pero sí pueden salir de Santiago, ya que la declaración BIC no impide el movimiento interno de las piezas, que todavía no son públicas. Aunque la familia Franco no tiene ningún documento que acredita su propiedad, las esculturas seguirán en sus manos mientras la Justicia no diga lo contrario. En todo caso «a declaración de BIC, que nós lle solicitamos á Xunta, é moi positiva polas medidas de protección que implica mentres non se resolva o litixio xudicial», dice el alcalde, que destaca el «traballo coordinado» de las Administraciones para que este proceso «culmine con éxito».

La devolución de las esculturas recibió el apoyo unánime de varias de las más importantes instituciones del país, incluidos los parlamentos español y gallego.

Noriega señala que la declaración es «tranquilizadora» al conllevar la tutela pública

La declaración BIC responde a un «traballo coordinado» de las Administraciones

Las esculturas acaban su estancia en la ciudad el día 23, al término de la exposición

Decenas de miles de visitantes han desfilado por el pazo de Xelmírez, en donde se exponen las obras del Mestre Mateo que han estado en el Museo del Prado. Entre ellas, las esculturas de Abraham e Isaac, objeto de la curiosidad de muchos visitantes. Los interesados en contemplar la muestra tienen de plazo hasta el día 23. Ese día Abraham e Isaac cobrarán nuevo rumbo y presumiblemente abandonarán Compostela. La permanencia de las figuras en Santiago ha sido motivo de debate en estas fechas, pero ni el propio BIC de la Xunta puede resolver esta estancia, obligada por una cláusula contractual a la hora de la adquisición de las estatuas por el Concello.

Habrá que aguardar al final del litigio judicial, aún en los inicios. Martiño Noriega mostró ayer su contrariedad por el hecho de que tenga que ser el Ayuntamiento el que identifique a todos los herederos de la familia Franco. Lo considera un contrasentido. Raxoi espera que se encauce pronto el curso judicial.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La mayor protección de las piezas del Pórtico no evita su salida de Santiago