El monte de Vidán acoge un proyecto urbano con el sello de Gallego Jorreto

Los usos comerciales irán incrustados en una cantera abandonada y las casas, en lo alto


santiago / la voz

El barrio de Vidán tendrá un buen acabado urbanístico en la pieza urbanizable que sube por la ladera situada junto a la rotonda de la carretera de Noia (AC-543), frente a Brandía. Viviendas y un área comercial configurarán ese nuevo espacio, como una apuesta de la empresa Santiago Sur y un diseño de garantías a cargo del arquitecto Manuel Gallego Jorreto. Los trámites son lentos y los promotores aguardan que en un año o año y medio las máquinas maniobren en el ámbito.

Se trata de un escenario muy degradado, que se puede observar a simple vista desde el vial de Noia, que cierra la ciudad por ese punto con una pobre imagen. Una cantera y un montón de ruinas presiden ese espacio que se eleva hacia el monte de Vidán, denominado Sund-8 en los mapas del planeamiento.

La actuación supondrá, con el oportuno tratamiento de la zona, dar continuidad urbana al contorno. Un contorno en el que existe una instalación industrial, viviendas y un buen hotel. Y esa permeabilidad, aparte de suprimir el promontorio junto al transformador, aprovechará la topografía y la cantera abandonada en la zona que ha conformado un extenso agujero.

Ese agujero será el que dé cabida a la nave comercial (probablemente un supermercado) que se proyecta en la zona, con locales de restauración, oficinas y actividades complementarias de acuerdo a lo que digan los estudios de mercado. Las instalaciones estarán incrustadas en la cantera y tendrán una cubierta vegetal. Se conservará el contorno de rocalla de la vaguada por la parte del vial de Noia. La superficie terciaria ocupa 3.200 metros cuadrados y es la más próxima a la carretera. Una gasolinera completará el decorado.

El mismo espacio se destinará a la zona residencial, que se situará en la parte alta del monte. Dará cabida a más de una treintena de chalés y viviendas colectivas, ajustables a la demanda existente con espacios urbanos de disfrute delante. Los edificios residenciales, con sol y vistas, se ajustarán a la topografía. El hecho de que las viviendas vayan en la zona elevada obedece a que estarán más protegidas del ruido. El tráfago queda para la parte próxima de la AC-543.

Geografía de bancales

El ideario de los promotores es crear en el ámbito un escenario urbanístico de lujo, con una disposición topográfica que hace original el proyecto y da pie a espacios de calidad. Para ello Santiago Sur puso su iniciativa en manos de Manuel Gallego Jorreto, a sabiendas de la calidad y escrupulosidad de su trabajo.

Y en ese escenario habrá una masa forestal extensa a modo de pulmón verde, mediante una repoblación de arbolado que efectuará la entidad promotora. Asimismo las sendas peatonales surcarán el espacio y habrá espacios públicos y recreativos en el seno del ámbito. En la parte que da a la carretera habrá una parada de autobús.

En el interior de la urbanización se construirá una rotonda para distribuir el tráfico y permitir el acceso a viviendas, área comercial, gasolinera y otras actividades. Y, obviamente, está contemplado el aparcamiento de vehículos. La previsión es que se dote al ámbito con un total de 260 plazas, de las cuales 64 se emplazarían en la zona residencial y 196 en la terciaria.

Respetar la topografía en la medida de lo posible, con una configuración mediante bancales, es uno de los principios tenidos en cuenta en la intervención.

Un arquitecto autor de destacados edificios

Manuel Gallego Jorreto, uno de los arquitectos elegidos para participar en el nuevo plan especial de la ciudad histórica, es autor de importantes proyectos en Compostela. Destaca entre ellos el diseño en el año 2002 del complejo arquitectónico de Monte Pío para residencia de los presidentes de la Xunta. Otra actuación recordada es la proyección de los edificios para institutos de investigación en el campus sur de la Universidade. La transformación del antiguo Banco de España en Museo das Peregrinacións e da Cidade tiene el sello del de O Carballiño, con decenas de obras en Galicia y muchos premios en sus vitrinas. Es un autor que estudia al detalle sus intervenciones y es muy escrupuloso y entregado en sus tareas. Los propios promotores del proyecto del monte de Vidán lo ven como artífice de una actuación de calidad.

Aportación de estructuras a un barrio con escasos equipamientos

«Lo que vamos a hacer ahí es aportar un adorno al lugar», señalan fuentes de la empresa promotora, que aspira con el concurso de Gallego Jorreto a plasmar un proyecto de calidad en la zona sur de Vidán. Con ese ánimo adquirió la parcela Santiago Sur hace veinte años y al fin la va a ver emerger junto a la carretera de Noia y en un espacio de abandono que, esperan los promotores, se convierta en un paraje urbano revalorizador del barrio.

El ámbito de encuentra a menos de un kilómetro del Hospital Clínico y de la Universidade, con la posibilidad de que personal de ambas instituciones encuentre residencia en la nueva área urbana. Tienen en cuenta los promotores, además, la aportación de estructuras en el nuevo espacio que le faltan al barrio. En materia de dotaciones comerciales la presencia es mínima. La obligatoriedad de cesión del 10 % al Concello permitirá que este disponga de una parcela de 440 metros cuadrados para una dotación sociocultural o un equipamiento al servicio de los ciudadanos.

Santiago Sur estima que es un buen momento para una operación como la del Monte de Vidán, con una inversión de ocho millones de euros, y los promotores aguardan que los plazos no se alarguen, de forma que se esté ejecutando el proyecto entre el próximo año y el siguiente. El mercado y los operadores marcarán el ritmo de las actividades.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El monte de Vidán acoge un proyecto urbano con el sello de Gallego Jorreto