Las obras de las calles de Vista Alegre finalizan tres años después

En septiembre se instalarán los contenedores subterráneos y la plantación de árboles se realizará en octubre

.

Santiago / la voz

A la obra civil de la transformación del barrio de Vista Alegre le queda poco más de veinte días. El 31 de agosto -asegura el gobierno local- estarán finalizados los trabajos vinculados al pavimento y adoquinado de las calles, que ahora se centran fundamentalmente en el cruce de las calles de Santa Comba, Noia y Santa Uxía de Ribeira, donde se eliminó el túnel subterráneo. Cuando se ponga el último adoquín y se retire el material de obra habrán transcurrido casi tres años desde que se iniciaron las primeras obras, y dos años seguidos de trabajo después de que se retomara la intervención tras una larga paralización vinculada a la necesidad de modificar proyectos y realizar nuevas adjudicaciones para incluir zonas no contempladas inicialmente.

En el otro punto más conflictivo del plan de remodelación de Vista Alegre, y que también acumuló retraso debido a la necesidad de acuerdo entre todas las comunidades de propietarios, el del túnel de la rúa de San Xoán, los trabajos están finalizados y el cambio es «espectacular», en palabras de Nelson García, vocal de la asociación de vecinos y residente en esta misma zona.

El fin de la obra civil no supondrá, pese a todo, la finalización de la transformación del barrio. Para septiembre quedará la colocación de los contenedores subterráneos y entre septiembre y octubre se completarán los trabajos de jardinería. El concejal de Espazos Cidadáns, Jorge Duarte, explicó que la plantación de árboles se dejará para «o mellor momento para estas tarefas».

Flecos de 230.000 euros

Tras la inversión de algo más de siete millones de euros, que permitió retirar las terrazas de los edificios y la reurbanización de las calles de Santa Uxía de Ribeira, Boiro, Rianxo, Noia, Bispo Diego Peláez, Santa Comba, San Xoán y Parque de San Xoán, el Concello invertirá 200.000 euros más en completar la reforma de la rúa Bispo Diego Peláez, ya que parte de esta calle no fue incluida en el perímetro del proyecto de Mellora da Mobilidade e Accesibilidade do Barrio de Vista Alegre, que se dividió en tres fases, y que se financia con cargo al Plan Europeo Santiago Urbana Norte. Además, se destinarán otros 30.000 euros al cableado y bajantes pendientes en varios edificios.

Antonio Puga, presidente de la Asociación de Veciños de Vista Alegre, dijo que el anuncio del concejal de completar las obras de Bispo Peláez con una aportación municipal responde a una petición de los residentes. Destacó que, pese al largo período de obras y a los problemas que surgieron durante la ejecución tanto por iniciativa de los vecinos o los atribuidos a las empresas, «xa vemos o fin, e o barrio parece outro. O cambio é espectacular, está a quedar moi ben. Na zona do túnel de San Xoán teñen que colocar algo de verde, unhas xardineiras, para dar cór».

Las comunidades de propietarios de diez edificios están pendientes de ascensores y otras mejoras

Al cambio radical al que está siendo sometido el barrio de Vista Alegre se suma también el esfuerzo que vienen realizando las comunidades de propietarios para mejorar el aspecto y aislamiento de las fachadas y cubiertas de los edificios; así como para la instalación de ascensores. Si bien es muy visible la mejoría general del barrio en lo que se refiere a las obras privadas, aún quedan varios bloques de viviendas pendientes.

Antonio Puga apuntó que todavía quedan unos diez edificios en el barrio sin acondicionar. En estos casos hay todo tipo de casuísticas. En seis, las comunidades de propietarios alcanzaron un acuerdo y tienen solicitadas ayudas económicas para hacer frente al elevado presupuesto. El problema se centra en cuatro o cinco bloques más de viviendas en los que los vecinos no han alcanzado un acuerdo ni para la instalación de elevadores ni tampoco para mejorar sus fachadas y cubiertas.

El presidente vecinal apuntó que, según el último anuncio de la Xunta, solo se dispondrá de 1,4 millones de euros para este tipo de obras, pero estos recursos tendrán que compartirse con los vecinos de los barrios de Pontepedriña, Vite y casco histórico, por lo que desconoce si los recursos podrán llegar para las comunidades más rezagadas.

Otra reclamación de los vecinos es la instalación del cruceiro de Vista Alegre. «Cando se poña, entón darei por rematadas as obras», apunta Puga, que recibió la confirmación del concejal de Espazos Cidadáns de que se colocará en el lugar elegido por los vecinos, junto al local social.

Votación
1 votos
Comentarios

Las obras de las calles de Vista Alegre finalizan tres años después