«O programa para delitos de violencia de xénero é un modelo de boa vida»

Víctor Fraga Gayoso formó en el Colexio Oficial de Psicología a colegas con interés en ejercer en prisiones


Santiago / la voz

Las personas condenadas por delitos de violencia de género evitan la prisión si su pena es de dos años de cárcel o menos, si es la primera vez, si cumplen una serie de condiciones ­­-no acercarse a la víctima, asumir la responsabilidad civil si la hubiese, o no delinquir en un tiempo que establece el juez-, y si realizan un programa de rehabilitación. Víctor Fraga Gayoso, psicólogo del centro penitenciario de Monterroso, formó en el Colexio Oficial de Psicoloxía a 45 colegas de profesión que aspiran a trabajar en prisiones, para que conozcan esta actuación. Su objetivo, sostiene, es «combater a violencia de xénero no marco da lei do ano 2004, e que a persoa que cometeu un delito neste ámbito non o repita de novo».

La intervención se estructura en distintas fases: «É un programa moi dinámico, actualizado, resultado do traballo de especialistas da institución e de universidades. Ten en conta o machismo, o feminismo, o patriarcado, a violencia de xénero; necesidades e responsabilidades, para evitar que se repita esa conduta».

Es, además, «individualizado, segundo o que necesite cada persoa. Valora que quen comete un delito deste tipo ten tamén fortalezas persoais, sobre as que se apoia a recuperación a través dun plan de actuación individualizado que o leve a unha vida totalmente legal; contra a violencia; de respecto absoluto dentro do marco da igualdade».

El programa dura unos 10 meses. Primero se hacen entrevistas individuales sobre la situación penal, social y familiar. Se diseña una actuación durante unas tres semanas, «e unha vez que se fai ese plan individual hai 32 semanas de traballo en grupo, onde se aborda a autoestima, a resolución de conflitos, o control da violencia, as crenzas irracionais sobre ao valor da muller, ou que veñen dos patróns de machismo e de patriarcado, para buscar alternativas de comportamento adecuado, respectuoso, igualitario, responsable», explica. El proceso finaliza con una entrevista individual, donde se insiste en la prevención de recaídas. «Este programa para delitos de violencia de xénero é un modelo de boa vida, de desenvolvemento persoal, busca que a persoa se sinta ben consigo mesma e coa sociedade que o rodea, e promove a saúde total: física, psicolóxica e social, como recomenda a OMS», subraya Víctor Fraga.

Estudios realizados en España sobre la efectividad de este programa, con cientos de personas que lo realizaron, concluyen que hay «entre o 3 e o 4 % de recaídas de persoas que presentan de novo esa conduta violenta: física, psicolóxica, emocional, económica, sexual. Porque violencia de xénero non é só pegar ou cometer un homicidio, mesmo insultar pode ser unha conduta violenta, pois quen insulta despreza, humilla, fai que a outra persoa o pase mal», precisa.

La experiencia en Lugo, tras analizar 150 personas tratadas los últimos años es que «non houbo ningunha recaída na mesma conduta violenta de que teñamos constancia. Si houbo persoas que cometeron outras condutas delitivas, a máis habitual conducir tras beber alcohol en exceso, ou outras situación polas que se interrompeu o programa e tiveron que regresar ao cárcere», revela.

Los estudios evidencian, asimismo, que «as persoas que pasan polo programa melloran en autoestima, empatía, responsabilidade ou consumo de substancias, que son aspectos que se traballan», manifiesta Víctor Fraga.

El experto. Víctor Fraga Gayoso es psicólogo, director de programas del centro penitenciario de Monterroso.

La actuación. El programa para tratamiento penitenciario que reciben los penados por violencia de género dura 10 meses y evita el ingreso en prisión.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«O programa para delitos de violencia de xénero é un modelo de boa vida»