Noriega no renuncia a la moción de confianza, aunque la ve lejana

Confía en pactar el presupuesto con el BNG, pese a que su plazo inicial ha vencido


santiago / la voz

El documento de los presupuestos municipales ya está cerrado y sometido a los servicios de fiscalización. Así lo indicó ayer de forma taxativa el equipo de gobierno. Lo que ocurre es que las negociaciones no lo están. Compostela Aberta había dado de plazo este mes de enero para finiquitar la fase previa a la aprobación y llevar las cuentas al pleno, pero hasta el mes que viene no se celebrará esa sesión plenaria. El alcalde ve lejana la moción de confianza, pero en última instancia dice que no dudará en aplicarla.

Y ve lejana la moción porque el toma y daca entre nacionalistas y Compostela Aberta parece estar en la recta final. Unos y otros lo predicen, solo que las negociaciones no han terminado. Se están alargando más de la cuenta porque el BNG quiere que las propuestas de su autoría que considera esenciales vayan, de una manera u otra, vinculadas al ejercicio del año 2017. Una de las maneras es en el seno de los propios presupuestos, y la otra a través de compromisos firmes y formales.

Es muy difícil que la moción de confianza de A Coruña, que ayer justificó plenamente Martiño Noriega, se dé en Santiago porque el alcalde apunta al diálogo existente con los grupos de la oposición y a la recogida de diversas aportaciones suyas, y tiene el convencimiento de que va a haber «un importante apoyo aos orzamentos». Pero, si no fuese así, «a fórmula lóxica é a moción de confianza porque iso garante a viabilidade da acción do goberno ante un bloqueo institucional. Non se pode bloquear por bloquear. Se se fai, hai que ofrecer unha alternativa»

Treinta iniciativas

¿Qué es lo que separa ahora mismo a BNG y Compostela Aberta de un acuerdo? El Bloque reconoce que van allá una treintena de propuestas recogidas y en lo que atañe a partidas presupuestarias se da por satisfecho. En algunos grandes proyectos, como el párking del campus, irán consignados los estudios previos.

Pero no se da por satisfecho en una serie de compromisos extrapresupuestarios que desea ver plasmados este año. Por ejemplo, figurará en los presupuestos la renovación de la cubierta de las piscinas de Sar, porque son del Consorcio, pero el BNG exige un compromiso público y formal de que se abordará esa actuación con remanentes.

Otro caso: hay que buscar soluciones a la carencia de aparcamiento en el Provincial y en el Clínico. Este último agravará sus problemas cuando se construya la Facultad de Medicina. El BNG es consciente de que esa solución no estará en los presupuestos, pero reclama un compromiso público del Concello con la Xunta vinculado a la aprobación de las cuentas.

Rubén Cela afirma que las negociaciones están en la recta final y reconoce que hay «vontade real por chegar a un acordo e tamén un esforzo real de Noriega para conseguilo». Insiste en que sus exigencias son duras pero «todo o que pedimos non é para o BNG, é para a cidade». En todo caso, ni la moción de confianza ni la prórroga son, a su juicio, buenas soluciones.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Noriega no renuncia a la moción de confianza, aunque la ve lejana