Crítico balance opositor para cerrar el año

PP, PSOE y BNG no ven estrategia de ciudad en CA, a la que achacan un ejercicio decepcionante


santiago / la voz

El 2016 se despide. Y en Raxoi lo hace igual que arrancó: con los presupuestos todavía en fase de negociación y la crítica unánime de la oposición por una gestión «decepcionante» en la que no han visto ni la transparencia que prometía Compostela Aberta ni un proyecto de futuro para la ciudad. Lejos del consenso que pregona el gobierno en torno al plan de movilidad y de asumir que la confección del borrador de presupuestos sea coral, los grupos minoritarios ni siquiera ven una gestión ordinaria aceptable cuando ha aumentado el período de pago a proveedores y cuando el nivel de ejecución presupuestaria es limitado y proliferan las prórrogas contractuales.

No lo hace ni el BNG, el interlocutor preferente ahora mismo para sacar adelante las cuentas municipales del 2017 y el único que ayer le concedió algún respiro al ejecutivo en medio de las críticas de su balance. Porque pese a no ser este «un ano de grandes avances», y a reprochar a Martiño Noriega que emule a Conde Roa saltándose el debate del estado del municipio, sí defiende la captación de fondos Edusi, la campaña Compostela en negro y los pasos para municipalizar la ORA. Son «cousas ben feitas», dice Rubén Cela, pero que sin embargo no tranquilizan a los nacionalistas ante la carencia en CA «dunha visión estratéxica» de Compostela.

Sin la más mínima concesión, para el PP es «difícil atopar algo positivo» en un gobierno «perezoso» y con una «incapacidade crónica» para la gestión, un gobierno que «ten paralizada a cidade», que está «tocado» y camino de «afundir», que ha «desmantelado o proxecto cultural y turístico» y que está «máis interesado en vender unha cidade rebelde que por facer un proxecto de futuro para Santiago». Acerado en su discurso, Agustín Hernández coincide con nacionalistas y socialistas en cuestionar el intento de subida del IBI y del cobro del arreglo de vados, como también en las críticas por los «incumprimentos» en materia de transparencia y participación del primer gobierno de la Marea «tocado xudicialmente».

PSOE y BNG tampoco pasaron por alto la investigación a Jorge Duarte. «Non se pode ter un código ético para exportar e non para consumo interno», concluía Paco Reyes al tiempo que calificaba el 2016 como el año de la «confirmación da decepción». El de la confirmación «da fraude e a farsa» de CA, para Hernández, quien ve un «bluf» en Noriega. Santiago «lle está servindo de decorado para un sainete», proclamaba el exregidor.

El gobierno no ha hecho aún el balance al que ayer se adelantó la oposición, pero el alcalde apunta que el trabajo de este año fructificará en el 2017. Se verán entonces los efectos de parte del Edusi y del crédito del IDAE, dijo, Noriega, quien respondió expresamente a las críticas de Hernández: «Ten o costume de proxectar as súas frustracións sobre min».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Crítico balance opositor para cerrar el año