«La gente se arregla para Nochevieja, en Navidad solo los habituales»

Para estas fiestas «la mayoría quiere alisados y las menos, moldeados suaves», afirma la peluquera de San Roque


santiago / la voz

«Ya no es lo que era, ahora son muchas menos las que vienen a la peluquería para arreglarse para Nochevieja, y para Navidad, incluso son menos todavía», apunta Ermitas Silva, que regenta una peluquería en San Roque desde hace 25 años. La peluquera comenzó a ejercer su profesión hace unos 35 años, y los diez primeros fueron como empleada en una peluquería ajena. Después «abrí la mía en el primer piso del número 11 de San Roque, hasta que hace unos años me trasladé a pie de calle».

Ermitas aún recuerda «las horas y horas que teníamos que estar aquí para poder atender a todas las clientas que venían a ponerse monísimas para Nochevieja», y el agobio de ver a las clientas esperar horas para poder atenderlas a todas, «pero salían todas guapísimas», bromea. Las que siguen cumpliendo con el ritual de pasar por la peluquería en la víspera de Nochebuena son «más las señoras mayores, que vienen todas las semanas, y no van a faltar en un día tan especial», pero las chicas «ese día, suelen arreglarse en casa, y algunas vienen para Nochevieja».

Las tendencias de lo que se pide para las noches de las fiestas también sufrieron algunos cambios en los últimos años. «Si antes la mayoría de las chicas querían algo especial, que sorprendiera a las amigas y familia, ahora hay mucho más de lavar y secar para alisar el pelo, y que quede con brillo. De todas formas, también hay chavalas que piden un moldeado suave, unos rizos ligeros. La permanente ya no se lleva», explica. Ermitas apunta que, aunque la mayoría recurre a lo clásico, «también hay las que se dejan aconsejar, y al ser un día especial aceptan algo diferente, porque les gusta ponerse algo distinto a lo que usan todo el año. Para Nochevieja o Nochebuena puedes arriesgar, es una noche loca; pero, por ejemplo, para una boda o un evento como una cena de empresa no arriesgas tanto. A nadie le gusta dar la nota en una boda o en una reunión de empresa», comenta.

Uno de los estilismos que prácticamente ha desaparecido es el de los recogidos pues, aunque alguna lo pide, la mayoría de las chicas y señoras que siguen acudiendo a las peluquerías prefieren algo cómodo y rápido, porque «hay menos fiestas en salas o discotecas, es más habitual alquilar un local o ir a casa de amigos, y se arreglan ellas en casa».

Lo que sí se mantiene es la costumbre de acudir con anterioridad para retocar el tinte, «no es habitual dejar todo para el último día». En cuanto a tintes, el invierno trae colores como «los canela, caoba, rojizos y cobres; y también las hay muy atrevidas que se ponen un toque azul, pero son las menos». El corte de pelo también se hace antes de la fecha, porque en la víspera de Navidad «no se quiere perder mucho tiempo en la peluquería, y así, en caso de que sea necesario retocar un poco el corte, se va sobre seguro».

En la peluquería de Ermitas, como ocurre en la mayoría de los centros de belleza de la ciudad, se abre la agenda para las fiestas de Navidad muchas semanas antes. Nadie quiere quedarse «sin un hueco para ser atendidas, y nosotras empezamos a hacer reservas en el mes de noviembre, así que las que no tengan cita, tendrán difícil poder arreglarse», aunque «siempre se hace algún hueco, porque me gusta mucho mi trabajo, y más que ellas queden contentas».

El personaje. Ermitas Silva regenta la peluquería de San Roque desde hace 25 años, y lleva en la profesión unos 35 años.

Tendencias. La peluquera comenta que es mucho más habitual acudir a arreglarse para las cenas y fiestas de Nochevieja, aunque menos que hace años. En Nochebuena y Navidad hay menos costumbre de hacerse algo especial.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«La gente se arregla para Nochevieja, en Navidad solo los habituales»