En Marea permite que Villares opte a dirigir también el partido

Limita al 20 % la presencia de diputados electos en el consello y veta la entrada a cargos de otras formaciones


Santiago

En Marea se dejó «de caralladas» y va a permitir que Luís Villares, el líder del grupo parlamentario, aspire también a ser el referente del partido. La llamativa expresión es de Xosé Manuel Beiras, que en su nombre y en el de Anova fue el más explícito a la hora de defender ante la militancia y los medios de comunicación la oportunidad que a su juicio supone centrar también el eje político en torno al exjuez.

La formación instrumental, que se presentó a las autonómicas con una estructura orgánica de urgencia, debatía ayer en Santiago su modelo de organización sin entrar en la discusión de los nombres, pero a nadie se le escapaba que establecer incompatibilidades suponía cerrar el paso a personas concretas.

Había acuerdo previo sobre la idea de que el consello das mareas tendrá 35 miembros y en que a su vez este elegirá a la coordinadora de 11 personas, que será la encargada de llevar las riendas en el día a día. El problema era definir quién podría tener acceso a esos órganos, y en ese punto surgieron voces muy autorizadas -los alcaldes Xulio Ferreiro y Jorge Suárez o los referentes de Esquerda Unida- que preferían diversificar los rostros y las cuotas de poder y evitar así que Villares acumule cargos y liderazgo, toda vez que el portavoz parlamentario dejaba entrever su disposición a coger la batuta también del partido. Por ello un sector propuso que los parlamentarios gallegos, los congresistas y senadores no pudieran participar en el proceso de selección.

Finalmente, la puerta ni se abre de par en par ni se cierra a cal y canto para los cargos institucionales. Queda lo suficientemente entreabierta para que el exmagistrado conforme una candidatura y dispute en enero un puesto en el consello, pero tendrá limitaciones. Los representantes con escaño en el ámbito autonómico o estatal solo podrán ocupar un 20 % de las 35 plazas de este órgano, aplicando la correspondiente corrección de género, según decidió a última hora de la mañana un plenario en el que se inscribieron 1.200 personas.

Exclusividad en la ejecutiva

Las restricciones fueron más allá y son fácilmente traducibles en nombres. Tampoco podrán entrar en el consello aquellas personas que formen parte del comité electoral o que ostenten una responsabilidad ejecutiva dentro de otra formación política, ya sean secretarios generales, portavoces y otros cargos homologables. Así las cosas, Carmen Santos (secretaria xeral de Podemos), Antón Sánchez, Martiño Noriega y el propio Beiras (coordinador y coportavoces de Anova) o Yolanda Díaz (coordinadora de Esquerda Unida), por citar algunos nombres propios de En Marea, no podrían entrar en su órgano rector salvo que abandonen sus actuales partidos.

En Marea se tomará un respiro navideño y el 10 de enero pondrá a funcionar de nuevo la batidora informativa con la apertura del plazo para la presentación de candidaturas, cuya votación será el fin de semana del 21 y 22. Una de ellas será, con seguridad, la encabezada por Villares, que ayer habló abiertamente sobre su intención de seguir siendo «a voz do consenso», amén de que puedan existir otras figuras destacadas a su nivel que den cancha a la demandada pluralidad de nombres y corrientes. Cada candidatura obtendrá los puestos proporcionales a sus votos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

En Marea permite que Villares opte a dirigir también el partido