Localizan una escultura de la fachada medieval del pórtico de la Gloria

SANTIAGO

Fundación Catedral

La pieza, que fue hallada en un espacio tapiado de la torre sur de la catedral de Santiago, viene a alterar los estudios sobre esta fachada de la catedral de Santiago

22 oct 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Las obras de restauración que se ejecutan en la torre sur de la catedral de Santiago han permitido localizar una escultura humana, decapitada, de 1,85 metros de altura que, según confirmaron los expertos, formaba parte de la fachada medieval del pórtico de la Gloria. La pieza hallada fue retirada, junto a otras similares localizadas con anterioridad, coincidiendo con las reformas realizadas en la fachada occidental, en el siglo XVI. El estado de conservación es excelente, según destacaron tanto el arqueólogo Rodrigo Gamelo como la historiadora de la USC Rocío Sánchez Ameijeiras. Gamelo apuntó que su conservación es incluso mejor que la de algunas piezas del propio pórtico o de otros espacios de la catedral, y todo ello «pese a que ha estado tirada, rodeada de escombros y sobre mortero de cal». Explicó que el suelo sobre el que se encontró la pieza viene a ser el pavimento original de la catedral medieval.

El hallazgo escultórico obligará a replantearse todos los estudios sobre la fachada medieval, y a repensar cómo era en su origen. Rocío Sánchez dijo que «es pronto» para precisar a quién representa la figura. Apuntó que «puede tratarse tanto de un personaje del Viejo Testamento, como del Nuevo Testamento o incluso de un ángel». La historiadora señaló que por el pergamino de gran tamaño que sostiene en su manos parece claro que «sería un profeta». Por ahora, lo único que se puede confirmar es que «es una figura procedente de la fachada occidental, la del pórtico de la Gloria». Además, por la manera de tallar la piedra, y «en especial por la técnica a la hora de esculpir los pliegues de la ropa», se identifica con las obras realizadas por el taller del maestro Mateo, a finales del siglo XII o en los primeros años del XIII. Una de las características de la figura es que se trata de una escultura-columna, es decir, una figura humana adosada a una columna, labrada en una sola pieza.

La localización de la escultura se produjo durante las labores de desescombro realizadas en un pequeño habitáculo situado junto a las escaleras de acceso a la torre, y aproximadamente a la altura del pórtico de la Gloria. Esta estancia estaba totalmente tapiada por un muro de piedra, presumiblemente construido para ofrecer mayor sujeción a la propia torre.