La mayor muestra de arte rupestre de Compostela, dañada por un incendio

Montse García Iglesias
Montse garcía SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Un petroglifo quedó destrozado y otros trece resultaron afectados en Villestro

05 ago 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Las consecuencias del incendio que los días 28 y 29 de julio afectó al monte de San Miguel de A Portela, en Villestro, van mucho más allá de la masa forestal. El fuego afectó a la mayor muestra de arte rupestre de Compostela. Catorce petroglifos de los dieciocho que se concentran en la zona de Devesa da Rula sufrieron daños por culpa de las llamas, quedando uno de ellos destrozado después de que la máquina encargada de realizar un cortafuego pasase sobre él.

El colectivo A Rula, que lleva más de dos años reivindicado ante la Xunta y el Concello la catalogación y puesta en valor de estos petroglifos de Villestro, comenzó a realizar la valoración de los daños en esta área arqueológica. «Moitos dos efectos non se coñecerán ata dentro de dous ou tres meses», explicó el secretario de la asociación, Pablo Sanmartín, tras recorrer junto a otro compañero y a un arqueólogo enviado por la Dirección Xeral de Patrimonio la zona afectada. Esta tardanza en determinar la gravedad se debe a que, si bien los destrozos causados por la maquinaria pesada en el petroglifo de Agro do Campo son evidentes, los originados por el calor en los otros trece que quedaron bajo las llamas habrá que valorarlo más tarde. Aunque ahora ya se puede apreciar que los líquenes y musgos resultaron quemados, además del ennegrecimiento de las piedras, queda por conocer las alteraciones provocadas por la termoclastia, esto es, la fragmentación de la capa superficial de la roca después de las altas temperaturas.

Uno de los petroglifos afectados por el fuego de la semana pasada fue el de A Pedra da Loba, el último descubrimiento del colectivo A Rula, que dio a conocer en julio y que constituye el primer yacimiento con motivos naturalistas encontrado en el término municipal de Santiago hasta el momento.