«Cocinar está de moda y además creo que es una buena terapia antiestrés»

La cocinera cree que los éxitos televisivos «refuerzan» el gusto por la gastronomía


SaNtIaGO / LA VOZ

«Cocinar es para muchas personas una terapia antiestrés, que está al alcance de todos. Solo es necesario querer aprender», apunta María Fernández Mosquera, que puso en marcha Hello Cooking a principios del 2012 y que hoy ha conseguido hacerse un nombre entre los amantes a la cocina aficionada. María Fernández no comparte «mucho» las quejas de quienes trabajan fuera de casa y se enfrentan todos los días a la tarea de preparar comidas «a contrarreloj». Considera que «puede ser perfectamente compatible hacer de comer todos los días con disfrutar de la cocina», y solo es necesario «tener unas pautas y organizarse» para descubrir que puede convertirse «en un placer». Los grandes cocineros precisan de tiempo para elaborar unos menús «que seguramente no sean adecuados para el día a día, pero la cocina nos ofrece un sinfín de posibilidades».

Por su experiencia, cree que su mundo «está de moda desde hace tiempo», porque la gente cada vez «se preocupa más por seguir dietas equilibradas, por comer sano, y esto nos lleva a querer conocer las posibilidades de los alimentos». La moda no es solo por la preocupación por recuperar buenos hábitos alimenticios, sino también por la «repercusión mediática de programas como el de Masterchef o por los espacios de cocina que hay en casi todos los canales de televisión». María Fernández anima a aprender, porque «no hay nadie negado para la cocina. Con aprender unas técnicas, que impartimos en los cursos y poner interés se puede salir adelante».

Otra de las claves de la cocina «de todos los días es conocer los alimentos para sacarles todo el partido posible. A veces se preparan los alimentos siempre de la misma manera y terminan aburriéndonos, así que los cursos ofrecen otras formas», asegura. En sus clases, María enseña no solo a cocinar, también aconseja sobre los productos de temporada, «porque no solo son más frescos sino que además se pueden conseguir en mercados de proximidad y el menú nos puede salir más barato». Y es que para hacer un plato «diferente y exquisito no es necesario gastar mucho. Todo depende de lo que se quiera invertir, pero es posible quedar muy bien por no mucho».

La profe está convencida de que «la cocina está al alcance de casi todo el mundo, la clave es querer, y hasta aquí se acerca gente por diversas razones», sostiene. Entre sus alumnos hay un capitán mercante «harto de los rollitos de primavera y de la comida asiática. Vino para aprender nuestra cocina y después enseñarles a sus compañeros y poder comer cocido en alta mar, por ejemplo». También hay personas de «mediana edad que saben cocinar, pero quiere darle una vuelta para hacer cosas diferentes».

Unos alumnos especiales son los niños, que también se inclinan por la cocina «en algunos casos, por programas como el Masterchef junior. Sus padres están encantados con la idea de que los niños aprendan a cocinar, porque también sirve para que mejoren sus hábitos. Si cocinan algo, después quieren probarlo», lo que contribuye a mejorar sus disposición a la hora de «comer de todo». Los pequeños se acercan a la clase de cocina fundamentalmente en las temporadas de vacaciones, «cuando organizamos un taller por la mañana, que facilita la conciliación a los padres». Otra de las opciones de Hello Cooking es la celebración de eventos «como cumpleaños, reunión de amigos o fiestas, en las que se cocinan sus propios platos y después se sientan a degustarlos».

María Fernández Mosquera. Propietaria de la empresa compostelana «Hello Cooking», que comenzó su andadura en el 2012. Actualmente ocupa un bajo en el número 96 de la rúa Sar.

Hello Cooking. Además de cursos de cocina, la empresa organiza eventos gastronómicos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Cocinar está de moda y además creo que es una buena terapia antiestrés»