Los empresarios del Tambre exigen el enlace del orbital con la N-550

r. m. santiago / la voz

SANTIAGO

Dicen que el área industrial «é un polígono durmido» sin esas conexiones

10 sep 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Con la ampliación de su puente de acceso ya en marcha, el futuro enlace entre la AP-9 y la A-54 (autovía de Lavacolla), denominado el orbital, es prioritario para los empresarios del polígono del Tambre. Ya está proyectado y pendiente de licitación, trámite que el Ministerio de Fomento pretende iniciar antes de que concluya este año, según le avanzó la ministra al alcalde, Martiño Noriega, en la reunión que mantuvieron hace días en Madrid. Pero esa conexión quedaría incompleta, sostienen tanto los empresarios como el Concello, sin el enlace del orbital con la N-550 a la altura de A Sionlla. Y en espera de que se cumplan los plazos de la conexión ya proyectada, ahí concentran ahora mismo sus demandas unos y otros.

Ambas actuaciones, la de la AP-9 con la A-54 y la de la N-550, centraron ayer el encuentro que Noriega mantuvo con la directiva de la asociación empresarial del Tambre, en la que participaron también los ediles de Espazos Cidadáns y Desenvolvemento Económico. «Con esas conexións estariamos satisfeitos», proclamó el presidente empresarial, Jesús Chenel, porque permitirían pensar «nun futuro brillante» para un área que «agora é un polígono durmido» precisamente por la carencia de esos enlaces.

«Non hai conexións para entrar e saír comodamente», precisó Chenel tras una reunión de la que salieron «altamente satisfeitos» porque el gobierno local «está enterado das cousas que precisa a área empresarial». Pero también por «como teñen tomadas estas iniciativas» para demandar urgencia del ministerio en el caso de la conexión de la AP-9 con la A-54 y para la asunción por parte de Fomento, como solicitó hace días Noriega a Pastor, de la conexión con la N-550. Pendientes también del avance de la variante de Aradas, que compete a la Xunta, Chenel afirma que de esa forma el Tambre quedaría «como unha área industrial dez». Pero aunque confía en los oficios del Concello también advierte que estarán vigilantes ante la respuesta del ministerio.