La Feira do Libro abre nuevo capítulo con buenas perspectivas de ventas

Patricia Calveiro Iglesias
P. Calveiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Los niños pueden jugar y dibujar en el espacio de la biblioteca pública.
Los niños pueden jugar y dibujar en el espacio de la biblioteca pública.

La jornada inaugural no defraudó y contó con una gran asistencia de público en la carpa del paseo central de la Alameda

02 may 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

La Feira do Libro abrió un nuevo capítulo en Santiago con buenas perspectivas de ventas. Multitud de compostelanos se dejaron tentar en la jornada inaugural por la oferta literaria que ofrece la carpa de la Alameda en un día gris. Allí les esperaban cerca de diez mil volúmenes de todos los géneros y, según certificaron los libreros, muchos fueron los que salieron con uno entre las manos desde por la mañana. «Pode que sexa porque estamos remontando a crise, porque sexa primeiros de mes ou que a xente levaba moito tempo esperando pola Feira do Libro», explicaba Antón Pedreira, vicepresidente de la Federación de Libreiros de Galicia.

Hacia las siete de la tarde, poco antes del acto oficial de inauguración, los pasillos estaban de bote en bote. Pequeños y adultos, arremolinados entre las once casetas, se sumergieron en el mar de libros. Historia, poesía, mitología, naturaleza, cocina, cómics, ejemplares pop-up (con figuras en tres dimensiones) o de cuentos. Los precios sirvieron también de incentivo, ya que se pueden encontrar obras por el precio de una caña y, para los más rácanos, hechizos manuscritos gratis.

Muchos aprovecharon también el descuento del 10 % en libros de la feria para adquirir tomos gráficos más caros o sucumbieron al merchandising de las últimas series de moda, como Juego de Tronos. Y hubo también quien se llevó una obra de arte gráfica de entre los grabados de Granell, esculturas o pinturas de Leopoldo Nóvoa en la única caseta de arte de la feria, en la que se pueden encontrar tesoros que ascienden a los 2.800 euros, como la carpeta de poemas Porta de Compostela.