El mar a través del vidrio en Fonseca

La muestra de Julia Ares recoge 30 piezas en diferentes formatos

Julia Ares explica que el mar es una temática presente en su obra desde sus inicios.
Julia Ares explica que el mar es una temática presente en su obra desde sus inicios.

Santiago / la voz

El mar llega al Colexio de Fonseca. Lo hace a través de la obra en vidrio de la artista Julia Ares, en una treintena de piezas elaboradoras a lo largo de su amplia trayectoria que conforman la exposición Miscela Vitrea. «El mar está siempre presente en mi obra, a pesar de no gustarme», aseguró la creadora, que tiene su taller en A Coruña.

En la muestra, que fue inaugurada ayer y podrá visitarse hasta el próximo 11 de abril, conviven piezas de pequeño tamaño con otras de grandes dimensiones. La mayor alcanza los siete metros de altura. De la selección se encargó la comisaria Mercedes Rozas. La artista explicó que una de las razones de su apuesta por el vidrio es que le permite expresarse en formatos de mayor tamaño. «Sigo trabajando el esmalte a fuego sobre el metal a veces incluso combinado con vidrio, pero como me gusta expresarme en formatos grandes, el vidrio te permite eso», afirmó.

Para Ares, que goza de numerosos premios a lo largo de sus más de treinta años de trayectoria como el galardón en la Bienal Internacional del Esmalte de Limoges (Francia) o de la Asociación de Artistas de Buenos Aires (Argentina), trabajar con el vidrio le viene de cuna. «Procedo de una familia de vidrieros», destacó la artista. Pero antes de pasarse a este material usaba el esmalte a fuego sobre metal «que es una técnica parecida pero diferente».

Material al alcance de pocos

Aunque una de las últimas Bienales de Venecia el vidrio estaba muy presente y fue protagonista, continúa siendo un material que utilizan una minoría de artistas, recordó la autora de las piezas de Miscela Vitrea. «Es más fácil tratar con otros materiales que los pueden encontrar en la calle a trabajar con un vidrio que requiere de unas técnicas y de una infraestructura que no puede disponer todo el mundo», aseguró. Pero a ella, más allá de lo que emplee, incide en que su pasión es crear. «Me gusta desde elaborar una joya, como un par de zapatos como un bolso. La última exposición fue de bolsos, precisamente», añadió, indicando que adapta las diferentes técnicas que trabaja a las piezas que salen de sus manos, dependiendo también si son obras concebidas para interior o exterior, como el caso de las 1.300 farolas del paseo marítimo de A Coruña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

El mar a través del vidrio en Fonseca