«O casco histórico esmorece», dice la asociación Cidade Vella


Los representantes de la hostelería del área monumental creen que lo que hace falta en el casco viejo precisamente es «ruído e xente durante todo o día» porque «esta zona estaba chea e agora non hai ninguén. Está esmorecendo, está morrendo. Esta cidade nunca foi ruidosa, non hai siderurxias», señala Andrés Villasenín.

Recalca que los locales cumplen sus horarios y sus condiciones de sonoridad. Admite que en la calle puede haber voces, sobre todo porque la ley del tabaco obliga a la gente a salir a fumar. Pero «nós non somos educadores nin controlamos a rúa. Podemos pedirlle ás persoas que teñan coidado porque nos poden multar a nós e a eles, pero teño claro que eu non me vou enfrontar a ninguén na rúa, porque non é cousa miña, senón administrativa e dos servizos de seguridade que correspondan. Eu non teño capacidade para facer iso con ninguén». Aclara que la hostelería no es culpable de los ruidos.

Una de las particularidades de la hostelería nocturna, y que ha motivado colisiones entre Raxoi y el sector, es la celebración de espectáculos en los locales. Salvo un par de establecimientos, ningún otro puede acoger actuaciones. «A miúdo nin sequera son actuacións musicais, senón exposicións, contacontos, monólogos. Autocontrolámonos», refiere Andrés Villasenín.

Votación
3 votos

«O casco histórico esmorece», dice la asociación Cidade Vella