Juanjo Liñares llena de arte y recuerdos la Casa da Cultura de Ordes en un emotivo homenaje

El homenaje ordense incluyó una doble actuación.
El homenaje ordense incluyó una doble actuación.
la voz

Una pequeña muestra de trajes daba la bienvenida el pasado viernes al acto de homenaje al ordense Juanjo Liñares, bailarín y coreógrafo de prestigio, un hombre de mente inquieta y abierta que aprovechó sus múltiples viajes para conseguir vestimentas tradicionales de lugares de medio mundo. A finales de noviembre se cumplieron cinco años de su fallecimiento, y desde el Museo do Traxe, que guarda y custodia su colección personal, no quisieron dejar pasar la oportunidad de recordarlo y poner en valor una vez más todo su legado.

A las ocho de la tarde el auditorio de la Casa da Cultura ya estaba prácticamente lleno. Mayores, jóvenes e incluso algunos niños tomaron asiento minutos antes de que Manuel Viqueira, director del Museo do Traxe, subiera al escenario para presentar el evento. Viqueira, que mantuvo con Liñares una estrecha relación durante años, destacó de él su generosidad. «Compartía todo en vida, e proba diso é que hoxe temos en Ordes un museo con mil traxes seus», resaltó.

En el acto se dieron cita dos formaciones muy representativas de la vida y obra de Liñares. Sementes do Arte, agrupación local que él fundó en los años setenta, y que ha formado varias generaciones de ordenses en el baile y música tradicional gallegas. Y la segunda, Ibérica de Danza, compañía madrileña cuyo director, Manuel Segovia, fue alumno de Liñares; y que viajó a Ordes desinteresadamente para rendir tributo al maestro.

Después de una breve proyección que repasó la vida y obra del homenajeado, subió al escenario Sementes do Arte, que además de levantar el aplauso entusiasmado del público con su primera actuación, dejó de manifiesto una virtud que ha mantenido intacta a lo largo de toda su existencia: la de acoger bajo su estandarte y su música, gente de todas las edades.

Una jota puso al público en pie

Ibérica de Danza tomó el relevo sobre las tablas, interpretando una serie de piezas que en las que destacó la perfecta consonancia entre la danza tradicional y la contemporánea.

Durante más de hora y media ambas formaciones se alternaron en el escenario, y al final, juntas interpretaron una jota que acabó con el público de pie ovacionando a los artistas. Sin duda, la mejor manera de aplaudir el legado de Juanjo Liñares.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Juanjo Liñares llena de arte y recuerdos la Casa da Cultura de Ordes en un emotivo homenaje