Las instalaciones de Lavacolla y Bando, condenadas a la ruina

x.r. santiago / la voz

SANTIAGO

El viejo campo de tiro de Bando lleva años abandonado y presa de los actos vandálicos.
El viejo campo de tiro de Bando lleva años abandonado y presa de los actos vandálicos. xoán a. soler

Fomento y Defensa no tienen ofertas para la terminal y el campo de tiro

13 nov 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

Lavacolla y Bando figuran con asignaturas pendientes en el mapa de los ministerios de Fomento y Defensa. Ni uno ni otro son capaces de solucionar el futuro de infraestructuras como la terminal antigua del aeropuerto, el campo de golf o el campo de tiro. Las tres llevan años abandonadas a la espera de un uso definitivo.

El patrimonio estatal que más tiempo acumula a la intemperie y sin destino es el antiguo campo militar, que ocupa una extensa área de 901.200 metros cuadrados. Una enorme superficie que fue desafectada en el año 2002 para entrar de inmediato en la agenda municipal. Allí quería Raxoi establecer una gran área deportiva y recreativa, presidida por un campo de golf. Y esa idea la plasmó en el nuevo Plan Xeral.

Pero el Concello no dio con la tecla necesaria para hacerse con los terrenos a través de las distintas fórmulas de cesión o adquisición que se planteó, y Defensa tampoco se mostró dispuesto, ni mucho menos, a regalarlos. El terreno de casi millón de metros cuadrados fue puesto a la venta, y en esa situación lleva años sin resultados. Y eso que en el anuncio que publica Defensa, este ministerio habla maravillas de los usos y posibilidades del solar, de su extensa superficie, de su «buen acceso» y «ubicación excelente para desarrollo de campo de golf».

Algo más de tres años sufre la antigua terminal de Lavacolla su situación de abandono. Cuando el deterioro comenzó a hacerse patente, Aena estableció una vigilancia y mantenimiento. Los responsables del organismo consideran que el inmueble posee «una situación estratégica excelente y unas posibilidades de comercialización muy buenas».

Propuestas

Aena quiere sacarle rentabilidad al edificio, pero el hecho es que lleva mucho tiempo buscándole un destino a las instalaciones y no lo ha encontrado. Entretanto, han llovido propuestas de colectivos y del propio Concello. Los últimos alcaldes han formulado opciones diferentes de uso. Mientras Ángel Currás apostó claramente por un centro de formación aeronáutica, que atrajo el plácet de los principales colectivos de la ciudad, Agustín Hernández lanzó la idea de un centro vinculado a las peregrinaciones y al fenómeno jacobeo. Una iniciativa que surge precisamente cuando está en marcha un centro de recepción de peregrinos en Carretas.