El PP cierra su transición y Reyes y Cela reabren el debate de los no electos

r.m. santiago / la voz

SANTIAGO

Reyes y Cela sostienen que la renuncia del otrora alcalde y hasta ayer concejal llega tarde.
Reyes y Cela sostienen que la renuncia del otrora alcalde y hasta ayer concejal llega tarde. sandra alonso

El gobierno enmarca la marcha de Currás en la normalidad del traspaso de poderes

11 nov 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

La renuncia de Ángel Currás fue el tema de interés y conversación ayer en Raxoi, donde el gobierno zanjó la cuestión con una nota y una breve comparecencia de su portavoz, Alejandro Sánchez Brunete, en ausencia del alcalde, que viajó Madrid. Lejos de cualquier discurso que permitiese interpretar que la de Currás era una permanencia incómoda y que su marcha se esperaba desde el verano, el gobierno se limitó a indicar que su adiós forma parte de la normalidad del período de transición que se abrió en julio, cuando Agustín Hernández le dio el relevo en la alcaldía y Currás se incorporó al nuevo gobierno «de xeito temporal» para colaborar y facilitar la transición.

Esa transición duró cuatro meses, aunque Brunete, que desvinculó la marcha de Currás de cualquier otro escenario, justificaba el plazo en la complejidad de la gestión municipal y los muchos asuntos que había que informar. Esto es la «culminación dun proceso de normalidade», concluyó el portavoz popular, mientras desde la oposición coincidían no solo en que el anuncio llega tarde sino en que la vacante de Currás, que se considera maltratado por el partido, no cierra realmente ninguna etapa en el PP. Y no lo hace porque esa etapa «vaise pechar coas eleccións do 2015», afirma Paco Reyes, quien defiende que la marcha de Currás no deja en una situación complicada al PSOE, que queda con el único imputado de la corporación. Además de confiar en que se archive esa causa recordó que pidió la dimisión de Currás por su gestión no por sus imputaciones.

Para el BNG sí se cierra una etapa, la más «negra» que vivió el Concello en términos de imagen, credibilidad y prestigio, aunque en cuanto a las formas de gestionar de Currás, «algunhas seguen vixentes con Hernández», según Rubén Cela, quien calificó de «farsa» que Currás estuviese con dedicación exclusiva sin atribuciones conocidas. Según Reyes, Hernández deberá explicar ese extremo. Pero lo que sí ha reabierto la renuncia del exregidor son las críticas por la composición mayoritaria del gobierno con no electos. Para sustituir a Currás deberá incorporarse el octavo, «co que asistiremos ao esperpento dun novo dedazo de Hernández», afirma Cela. A un «auténtico escándalo», dice Reyes. La sección sindical de la CIG también calificó ayer de tardía la marcha de Currás.

«Isto culmina a etapa de transición, na que Currás se mantivo uns meses para achegar información»

Alejandro Sánchez-Brunete

«Hernández vai ter que explicar por que o mantivo con dedicación exclusiva estes meses»

Francisco Reyes

«Coa dimisión de Currás tamén dimite unha das etapas máis negras do concello en termos de prestixio»

Rubén Cela

Más información en la página 4 de la sección de Galicia