La salida de Currás y su nuevo cargo en Tragsa escandalizan a la oposición

x. r. santiago / la voz

SANTIAGO

La oposición tacha de indignante la decisión del PP de poner a Currás al frente de Tragsa.
La oposición tacha de indignante la decisión del PP de poner a Currás al frente de Tragsa. sandra alonso

El PSOE y el BNG creen que el PP se saca un problema de encima con dinero público

27 oct 2014 . Actualizado a las 10:47 h.

Ángel Currás dejará en los próximos días de ser concejal tras una etapa en la que vagó por las estancias administrativas sin una función concreta. Al final el partido le ha encontrado una salida: la dirección regional de Tragsa. Con ello el PP ha resuelto un problema, pero ha premiado y avalado al exalcalde, según denuncia la oposición. «Esto es la culminación de un conjunto de despropósitos y de un desgobierno de la ciudad», señala el portavoz del grupo socialista, Francisco Reyes. «Es difícil pensar que se le pueda hacer más daño a esta ciudad», asegura. En su mente sigue estando la fecha del 18 de enero del 2013, cuando el nombre de Santiago apareció asociado a la palabra corrupción.

Pese a ello, «con este nombramiento se está claramente avalando la gestión de Currás. Le dan un premio a este período de mandato y haces que siga dejando perpleja a la ciudadanía». Reyes responsabiliza de ello a los dirigentes del PP que avalaron la candidatura popular que gobernó y gobierna la ciudad, incluido Agustín Hernández que cerraba la lista y es el tercer alcalde.

Más contundente aún, y con mayores dosis de indignación, se muestra el nacionalista Rubén Cela: «É un escándalo maiúsculo». No le extraña que la población, al ver este tipo de cosas, se manifieste «farta e descreída» con el sistema político. A juicio de Cela, el nombramiento de Currás «pon de manifesto os valores do PP por se alguén tiña dúbidas. É o PP en estado puro, pagando servizos prestados, sen ética nin estética». El problema grave, añade Cela, es que «se está comprando un silencio e pagando uns servizos prestados con diñeiro público».

Tanto Reyes como Cela cuestionan el hecho de que se ponga al frente de una empresa pública, y con la remuneración más alta, a alguien sin una trayectoria válida para que el alcalde se quite un problema de encima: «É aberrante», señala Cela.

La marcha de Ángel Currás obliga a Hernández a sustituirlo con una persona no electa, ya que no hay lista de la que tirar. Es posible que sea alguien de confianza que ejerza su labor en Raxoi. Fuentes del gobierno local señalan que el alcalde aguardará a que se formalice la denuncia para designar al nuevo edil.

«Tendremos un octavo miembro de la corporación no votado por los vecinos y elegido a dedo. Es un caso único en Galicia», cuestiona Reyes. Por su parte, Rubén Cela recalca que es «o enésimo non electo que entra na corporación pola fórmula do dedazo e sen respaldo democrático, e iso é inadmisible».

Ángel Currás le solicitó hace unos días al alcalde su intención de renunciar a su escaño y el regidor aguarda que le comunique el momento en el que piensa hacer efectiva su baja. Refiere el gobierno local que la marcha de Currás era una previsión suya de inicio y que las gestiones que él haya hecho en ese sentido han sido ajenas al Concello.

«Con este nombramiento se está avalando y premiando la gestión de Ángel Currás»

Francisco Reyes

«Indígname moito que Hernández se saque un problema de enriba cos impostos de todos»

Rubén Cela

Más información en la página 6 de la sección Galicia.