Santiago incorporó avances en cirugía antes que Madrid

Avelino Franco Grande se centra en un libro en la evolución entre 1847 y 1950


santiago / la voz

Entre 1880 y 1900 se realizaron en Santiago más de 50 laparotomías para explorar el abdomen con cirugía. Es una cifra superior a las efectuadas en Madrid en ese período, y se consiguió porque un grupo de especialistas, entre quienes destacan Maximino Teijeiro, Pablo González Munín, Enrique Lanzós o Jerónimo Devesa introdujeron la antisepsia en 1879; y al año siguiente se destacó ese avance en Santiago en un acto celebrado en Madrid, según recogía la prensa diaria y política, y también publicaciones científicas.

Estas son algunas de las valiosas aportaciones del libro La medicina compostelana 1847-1950. Retazos históricos, de Avelino Franco Grande, presentado ayer en Medicina con motivo de las celebraciones de San Lucas, patrón de la Facultad. En el acto también intervinieron el decano, Juan Gestal; y el investigador Ricardo Gurriarán.

«Escollín como partida 1847 por coincidir coa introdución da anestesia cirúrxica en España, e finalizo por volta de 1950, por ser un tempo en que morren e se xubilan nomes prestixiosos da especialidade, e tamén para relatar o que aconteceu nos anos posteriores á guerra de 1936 na cirurxía», explica Avelino Franco.

Rayos X y bisturí eléctrico

En trabajos anteriores ya estudió la introducción de la anestesia en Santiago, pero ahora se centró en los problemas de su evolución y en el papel que desempeñaron cirujanos como el citado Jerónimo Devesa, quien introdujo la esterilización del campo operatorio y del ambiente durante una operación para extirpar un quiste de ovario; o ese mismo especialista y Teijeiro -a quien se dedica una céntrica calle del Ensanche- por su contribución para introducir la cirugía de la cavidad abdominal. Lanzós destacó asimismo en la revitalización de la cirugía urológica, para extraer cálculos de vejiga, en 1879.

Destaca este estudio de Avelino Franco Grande la introducción de los Rayos X en la ciudad, en marzo de 1889, en el instituto microbiológico de Ángel Pedreira, y en el Hospital Clínico en el año siguiente. Otras novedades relevantes fueron las primeras transfusiones de sangre, en 1927, por Devesa Quintáns y Alsina Fernández; o la introducción del bisturí eléctrico, en 1932, por el doctor Puente Castro.

Además de los trabajos de investigación sobre la materia, otra importante aportación de Avelino Franco fue el promover en Santiago, con Vicente Ginesta y Ángel López Guerrero, el museo de anestesia, en 1968.

«Estudo desde a introdución da anestesia, aos anos posteriores á guerra de 1936»

Avelino Franco Grande

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags

Santiago incorporó avances en cirugía antes que Madrid