La Audiencia Provincial rebaja la pena de Conde Roa a un año y seis meses

R. M. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Carlos Castro

El exalcalde de Santiago está condenado por cometer un delito fiscal a través de su inmobiliaria

14 oct 2014 . Actualizado a las 16:09 h.

La sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña ha rebajado a 18 meses la condena de dos años de prisión impuesta al exalcalde de Santiago Gerardo Conde Roa por delito fiscal. La Audiencia estima así parcialmente el recurso interpuesto por el que fuera regidor de Compostela en los primeros nueve meses del actual mandato, cargo del que dimitió en abril del 2012, días después de que trascendiesen sus cuentas pendientes con Hacienda.

La condena llegaría más tarde, en septiembre del 2013, cuando el juzgado de lo penal número 1 de Santiago apreció, en contra de la tesis defendida por el expolítico, que este infringió «con conciencia y voluntad» el deber de pagar 291.289 euros del IVA por la venta de 61 viviendas construidas por la promotora Geslander, de la que Conde Roa era administrador único.

Ese fallo llevó pareja una condena de dos años de prisión y de inhabilitación para el sufragio pasivo, una multa de 582.578 euros (el doble de lo defraudado) e inhabilitación especial durante cinco años para el ejercicio del comercio en el ámbito inmobiliario, ya sea por sí mismo ya mediante intermediarios o como administrador o apoderado de entidades mercantiles, así como la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho de gozar de los beneficios e incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante cuatro años y medio.

Colaboración con la Inspección

La decisión de la sala compostelana de la Audiencia Provincial mantiene en todos sus términos dicha condena, salvo en lo referente al tiempo de prisión y a la inhabilitación para el sufragio pasivo, que ha rebajado en seis meses. Y es que no solo acepta los hechos probados de la sentencia recurrida, sino que rebate todos los argumentos en los que Conde Roa ha basado su recurso. Incluso admite que no es adecuada una imposición de la pena en su menor extensión toda vez que la cantidad defraudada «duplica holgadamente el importe mínimo del delito».

Sin embargo, reconoce la colaboración prestada por el exalcalde una vez iniciadas las actuaciones de la Inspección de Hacienda y en particular, dice el fallo del pasado 30 de septiembre dado a conocer ayer, «el hecho de que brindase datos que permitieran cuantificar la deuda en una suma superior a la inicialmente detectada».

Para la sala sexta de la Audiencia Provincial se trata de hechos «posdelictivos que pueden tener relevancia a la hora de individualizar la sanción correspondiente al delito», y justifica en la constatación de esa actitud «postdelictual de colaboración del acusado» la reducción de las penas de prisión e inhabilitación. Para Geslander también ha habido rebaja, y en igual medida, de dos a un año y medio, aunque en su caso en la inhabilitación para obtener subvenciones y ayudas públicas, gozar de beneficios fiscales y para contratar con el sector público.

Pedirá amparo al Constitucional

No obstante, la sala concluye que la predisposición en ese sentido del acusado no puede probar la ausencia del «dolo propio del delito», que «en el caso ha de extraerse de la realización voluntaria de un acto defraudatorio como es la omisión de la declaración tributaria obligatoria». La Audiencia Provincial no admitió la tesis planteada en el recurso sobre la inexistencia de dolo ni la del error por mal asesoramiento que formuló el acusado.

Conde Roa no ingresará en prisión por esta condena. Tampoco lo haría aunque no se le hubiese rebajado, al carecer de antecedentes penales y no superar esa pena de prisión los dos años.

La sentencia de la Audiencia Provincial es firme y contra ella no cabe más recurso que el de amparo ante el Tribunal Constitucional. Y a esa instancia acudirá Conde Roa, según confirmó ayer el exalcalde, el primero de los tres regidores que ha tenido el PP en este mandato en Compostela. Su sucesor, Ángel Currás, imputado en la Pokémon -Conde Roa lo está en la Manga-, dimitía también en julio pasado (aunque se mantiene como edil) tras dos años convulsos que concluyeron con la inhabilitación de buena parte de su junta de gobierno. Lo sustituyó el exconselleiro Agustín Hernández.