El ébola alarma a los usuarios de la consulta del viajero del CHUS

En los últimos años asiste más demanda de trabajadores que de turistas

Menos del 1 % de quienes viajan tienen algún problema de salud serio, afirma José Miguel Fernández.
Menos del 1 % de quienes viajan tienen algún problema de salud serio, afirma José Miguel Fernández.

santiago / la voz

Guinea Conakry, Sierra Leona, Liberia y Nigeria, los países más afectados por el ébola, no son destinos frecuentes de quienes demandan servicios de la consulta del viajero del CHUS. Pero las últimas semanas es habitual entre quienes la usan interesarse por ese brote y sus efectos, aunque quede lejos de sus destinos, afirma José Miguel Fernández, el especialista que atiende ese servicio en el Hospital Clínico, en Medicina Preventiva. «El ébola alarma y causa inquietud, y la gente quiere saber y se informa para conocer sus riesgos y poder prevenirlos», explica.

Esta consulta especializada funciona desde el 2007. Los primeros años, la mayoría de su demanda era por turismo. En el 2009 alcanzó el volumen máximo de usuarios, 1.706. Los dos años siguientes descendió, a lo que contribuyó la crisis. Pero desde el 2012 repunta y el año pasado atendió a 1.677 personas. En el primer semestre del 2014 asistió a 745, un ritmo semejante a los dos últimos años, indica Fernández.

Sin embargo, ahora la demanda es diferente: «más del 60 % viajan por trabajo, por motivos profesionales. Los destinos más habituales para los que acuden a asesorarse o pedir protección son Guinea Ecuatorial, Angola, Namibia y Nigeria, en África Occidental, donde por la explotación de petróleo y otros recurso hay oferta laboral; y Brasil, Ecuador, Perú y la costa del Pacífico de Sudamérica, donde trabaja la flota pesquera. También para Indonesia hay cada vez más demanda. Los viajes de placer que solicitan protección son mayoritariamente a países como Vietnam y Camboya. Sobre todo lo preocupante son las enfermedades que se transmiten por el agua o la mala manipulación e higiene con los alimentos», sostiene José Miguel Fernández.

Lo más frecuente es que quienes acuden a destinos con riesgos se inmunicen con dos vacunas. Las de la hepatitis A y la fiebre tifoidea son las más habituales. Y la de la fiebre amarilla, pues varios países exigen el certificado de vacunación internacional, que expiden los servicios de Medicina Preventiva del Clínico y de otros hospitales públicos, y Sanidad Exterior en Vigo y A Coruña. Aunque la fiebre amarilla está en retroceso. También preocupan los brotes de cólera.

De principios de mayo a finales de agosto es cuando más trabaja esta consulta. José Miguel Fernández resalta el interés de informarse y tomar medidas, y gracias a que se hace así «menos del 1 % de quienes viajan tienen algún problema de salud importante», manifiesta.

«Lo preocupante son las enfermedades que se transmiten por el agua o la mala higiene con los alimentos»

José Miguel Fernández

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El ébola alarma a los usuarios de la consulta del viajero del CHUS