La Panorama y otras grandes orquestas no actúan en Santiago por colisión con el Concello

Margarita Mosteiro Miguel
marga mosteiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

La Panorama reunió a 9.000 personas en Cacheiras y restó presencia al fin de fiesta de Santiago.
La Panorama reunió a 9.000 personas en Cacheiras y restó presencia al fin de fiesta de Santiago. p. rodríguez

El promotor reconoce que montó una macrofiesta en O Eixo como represalia

02 ago 2014 . Actualizado a las 16:42 h.

Muchos son los que en Santiago se preguntan por qué las primeras orquestas de Galicia actúan en pueblos que tienen menos población como un barrio de Santiago y, en cambio, en las principales fiestas de la capital de Galicia se programan verbenas con orquestas de segunda y tercera categoría. Incluso, cómo es posible que una parroquia como O Eixo pueda reunir en la misma noche a los grandes del momento, Combo Dominicano y Panorama.

La respuesta es tan sencilla que raya lo absurdo. Un enfrentamiento entre el promotor de estas primeras agrupaciones musicales con el Ayuntamiento de Santiago está detrás de la historia. En las pasadas fiestas de la Ascensión, la decisión del equipo de gobierno de no contratar ninguna orquesta de Espectáculos Lito (promotor de Combo, Panorama, París de Noya y otras 80 orquestas) provocó que el empresario, José Fandiño, montara una fiesta en O Eixo que vació Santiago en su día grande y «lo hice a propósito -admite-, me vi obligado a ello. Era una protesta por la mala contratación del Ayuntamiento». Añade que aquella madrugada se personaron en el recinto festivo dos policías locales de paisano «para multarme porque la fiesta se pasó de hora, la multa fue de 300 euros y lo hicieron ellos sin denuncia». La cita de O Eixo no era la fiesta patronal, sino que se hizo unas tres semanas antes.

Fandiño explica que «yo soy de Santiago y exijo que se me contrate, porque pago aquí mis impuestos». Reconoce que «monté la fiesta con Combo y Panorama» y Santiago se vació, «lo que demuestra que son estas y no otras las que quiere la gente». Fandiño culpa al anterior concejal de Festas, Francisco Noya, «de dejar atadas las fiestas del Apóstol para que no me contrataran nada a mí». El promotor musical insiste en que la forma de trabajar del Concello responde a «un trato de favor a unos, es la política del amiguismo y del caciquismo». Asegura que no es un problema del precio de la orquesta, «porque con una de las primeras tienes a 9.000 o 10.000 personas y con tres de las otras tienes a mil personas; que me digan qué es mejor para la ciudad». Fandiño pide una reunión con los nuevos responsables para «que escuchen mi versión». El promotor insiste en que las fiestas de la Ascensión tienen un perfil de público diferente al del Apóstol. En las primeras está el público universitario, que quiere «estos espectáculos y se vuelca», pero en el Concello «prefieren gastar el dinero en tres que tendrán a 20 personas. Esto es malgastar el dinero».