«Perdonamos al maquinista»

Víctimas del accidente y familiares se manifestaron entre estremecedoras escenas de dolor y emoción. Allí culparon a la Administración por no investigar las causas del siniestro

;
Les impiden acceder al Gaiás Las víctimas se concentraron primero en el Obradoiro y luego se trasladaron a la Cidade da Cultura

Santiago

Era una convocatoria de protesta, pero la manifestación de víctimas del accidente de Angrois para pedir justicia ha arrancado esta mañana en el Obradoiro con estremecedoras escenas de dolor y de emoción. Sobre todo en los familiares de quienes fallecieron. Los congregados portaban camisetas amarillas con el lema «Verdad, justicia y no más mentiras». «Claro que perdonamos al maquinista», decía una de las congregadas, «pero no queremos ver a los políticos que nos han negado una investigación».

Hasta el acto se han acercado afectados del accidente del metro de Valencia. Y representantes de AGE, BNG y Compromiso por Galicia. María Dolores Larosa, abuela de heridos graves en el accidente, se mostraba indignada. «No hay derecho a que nos den una medalla quienes nos niegan la verdad», se lamentaba.

Teresa Gómez Limon, portavoz de una de las plataformas, ha asegurado esta mañana que los reconocimientos son para los vecinos y para las emergencias, y ellos tendrán un homenaje especial esta tarde en Angrois.

«La ministra Ana Pastor nos dijo que iban a colaborar con la Justicia y no ha sido así: han tardado muchísimo en enviar documentación y los actuales 12 imputados del consejo de administración de Adif se han negado a declarar. Están en su derecho, pero nosotros pensamos que si no tienen nada que ocultar lo que tienen que hacer es declarar y colaborar con la Justicia para que se sepa la verdad», ha sentenciado Gómez-Limón, diputada del PP en la Asamblea de Madrid.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
66 votos

«Perdonamos al maquinista»