Aumentan las movilizaciones en O Pino para no perder profesorado

PSOE y BNG llevan el conflicto al Parlamento y la CIG critica el recorte


santiago / la voz

La comunidad educativa de O Pino salió el pasado miércoles a la calle para protestar por la previsión de la Consellería de Educación de recortar el cuadro docente del centro suprimiendo cuatro plazas definitivas de profesores y dos más provisionales. La manifestación provocó que todas las fuerzas políticas locales apoyasen sus demandas y que ayer mismo se celebrase una reunión informativa con la delegada territorial de la Xunta, Belén Docampo, y cargos técnicos de Educación, además del regidor local, Manuel Taboada, y miembros de la asociación de padres.

A estas demandas se sumaron las interpelaciones parlamentarias anunciadas por PSOE y BNG, especialmente críticos contra la medida, por suponer un recorte de medios en la enseñanza pública. Previamente, CIG-Ensino había dado la voz de alarma ante lo que considera una prueba «do desmantelamento do ensino no ámbito do rural»

El encuentro sirvió solo para que la Xunta escuchase las demandas de profesores y familias en contra del recorte del profesorado, que provocará una mayor concentración de alumnos por aula hasta límites inadmisibles para las familias, pero aceptables para la Consellería de Educación.

Y como la respuesta de la Xunta no tiene fecha prevista, la asociación de padres decidió en asamblea que la espera estará acompañada de nuevas manifestaciones.

La primera será hoy mismo a partir de las 10.30 horas, de nuevo ante la puerta del colegio. Y no descartan más protestas, ya que la asociación de padres del colegio Camiño de Santiago tiene muy claro cual es su objetivo.

«Non queremos parches, queremos profesores», afirman las familias, preocupadas porque temen que el recorte docente deteriore la calidad de la enseñanza que reciben sus hijos.

Igual que el curso pasado

«O que pedimos é que o colexio quede como estaba este curso», insisten los miembros de la asociación de padres y madres de alumnos. Cualquier propuesta que implique recortes les resulta del todo inadmisible.

A la espera de la respuesta que a lo largo de hoy pueda darles la Xunta a la demanda de que se retiren lo recortes anunciados, las familias trabajan ya en nuevas reivindicaciones, incluso durante este fin de semana.

El colectivo de padres de alumnos del colegio de O Pino explicó a la Xunta que la concentración de escolares que proyecta para el CPI Camiño de Santiago, que supera la ratio de 25 alumnos, pero dentro del máximo de treinta autorizado excepcionalmente, tiene un impedimento añadido. Hay clases que son demasiado pequeñas para que puedan estudiar un número tan elevado de alumnos. Esta es una de las armas de su reivindicación. Como ejemplo ponen el espacio para plástica, con capacidad solo para 21 mesas. Algo parecido ocurre con el taller de tecnología, el aula de informática y varios laboratorios. En la reunión, los representantes de la Xunta confirmaron que revisarán estas deficiencias.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos

Aumentan las movilizaciones en O Pino para no perder profesorado