La oposición niega a Currás el aplazamiento del pleno mensual

r.?m. santiago / la voz

SANTIAGO

<span lang= es-es >Arranca la gestora del PP</span>. Agustín Hernández presidió ayer la primera reunión de la gestora que dirigirá el PP de Santiago hasta su próximo congreso tras la renuncia de Currás como presidente local.
Arranca la gestora del PP. Agustín Hernández presidió ayer la primera reunión de la gestora que dirigirá el PP de Santiago hasta su próximo congreso tras la renuncia de Currás como presidente local.

Será una sesión de escaso contenido y con un gobierno de cuatro ediles

20 jun 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

La corporación se reunirá en sesión ordinaria el próximo jueves, como corresponde a la periodicidad de los plenos. Será en contra del deseo del alcalde, que pretendía evitar una sesión en la que el gobierno comparecerá de nuevo con tan solo 4 ediles, porque para entonces no habrán tomado posesión todavía los que completarán el ejecutivo local. La oposición no atendió ayer la petición de Ángel Currás en ese sentido, quien les planteó que la sesión se aplazase para mediados de julio.

Socialistas y nacionalistas defienden que mantener su periodicidad forma parte de la «normalidade» con que debe funcionar el Ayuntamiento, una normalidad que, en palabras de Paco Reyes, pondrá en este caso la oposición, frente a la «absoluta anormalidade que vive o goberno». El socialista afirma, además, que dos de las mociones que lleva su grupo han de verse ya porque afectan a cuestiones que precisan el pronunciamiento inmediato del pleno, como es su petición de que los comedores escolares abran en verano y de que se demande a la Xunta que no cierren camas hospitalarias en el período estival.

En la misma línea, Rubén Cela sostiene que «o normal» es que se celebre el pleno cuando corresponde. «Non precisa moita xustificación», refiere el nacionalista, quien entiende que «en todo caso habería que xustificar o contrario» y quien coincide con Reyes en que no se trata de hacer un abuso de la minoría en que se encontrará el gobierno. «O BNG non vai facer un uso torticeiro desta condición» introduciendo cuestiones que no estuviesen previstas ya. «Non é un cálculo político para aproveitar esta situación», mantiene Reyes.

De cualquier forma, descartan que sus mociones prosperen sin el apoyo del PP, porque su debate depende de que antes se vote su urgencia, que precisa mayoría absoluta de la corporación, y entienden que esa circunstancia puede ser ajena a la composición puntual del pleno. Sí pueden prosperar con mayoría simple las propuestas que incorporen al orden del día, pero desde anteayer ya no se puede introducir ninguna.

Lo que sí sostiene la oposición es que el aplazamiento que buscaba Currás evidencia que «non se mantén que o Concello vai ben, a toda máquina». El propio alcalde dio a entender que las comisiones informativas, las que han de informar las cuestiones que van a pleno, están prácticamente inoperativas. Currás justificaba que por parte del gobierno irán pocas cuestiones al pleno porque no hubo esas comisiones «precisamente pola ausencia dos concelleiros nos últimos días», lo que hace «razoable» el aplazamiento. Pero su mano derecha lo corregía posteriormente. Reyes Leis negaba que ese fuese el motivo, apuntaba que este mes apenas hay asuntos que precisen el pronunciamiento del pleno y reiteraba que el Ayuntamiento funciona con plena normalidad.

En cualquier caso, la oposición, que evitó la foto con el regidor, cuestionó la urgencia de Currás para convocar la junta de portavoces que trató sobre el pleno tras desatender sus peticiones de que la reuniese para explicar la crisis del gobierno. Currás aludía entonces a que buscaban la foto.