Abre dos meses antes de lo previsto el puente entre Arzúa y Santiso

La obra en el paso, cerrado desde enero del 2013, empezó en noviembre

La conselleira Rosa Quintana (derecha) asistió a la apertura, a la que faltaron los alcaldes del BNG.
La conselleira Rosa Quintana (derecha) asistió a la apertura, a la que faltaron los alcaldes del BNG.

arzúa / la voz

Se acabaron los rodeos viarios para los vecinos de Arzúa y de Santiso. El puente sobre el río Boente a la altura del lugar de A Regada, en el límite entre los dos municipios, reabrió al tráfico rodado después de seis meses y medio en obras. Los trabajos para reponer el paso dañado por un temporal a finales de enero del año pasado dieron comienzo a finales de noviembre y la previsión era, entonces, que la intervención en la carretera que une el casco urbano arzuano y el núcleo de Visantoña concluyese en agosto. La reapertura se adelantó, por tanto, un par de meses.

Agilizar en la medida de lo posible la actuación fue un compromiso que adquirió en su día la delegada territorial de la Xunta, Belén do Campo, que ayer volvió a desplazarse al lugar junto con el director xeral de Desenvolvemento Rural, Antonio Crespo, y el responsable de Vías y Obras de la Diputación de A Coruña y alcalde de O Pino, Manuel Taboada. Todos ellos acompañaron a la conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, a visitar la zona para comprobar el resultado de las obras, con una inversión de cerca de 270.000 euros, aportados, mitad y mitad, por el departamento autonómico y por la Diputación coruñesa, organismo al que le adelantaron la aportación los Concellos de Arzúa y de Santiso, que, al margen de haber contribuido también con el pago del IVA, todavía están pendientes de recibir los fondos que les adeuda el organismo provincial.

Ausencias políticas

A esa circunstancia aludieron el alcalde arzuano, José Luis García López (BNG), y su homólogo y compañero de partido Manuel Adán, en un comunicado conjunto que enviaron para justificar su plantón a la conselleira, para la que, al contrario que con la Diputación, nunca tuvieron palabras de reproche. Todo lo contrario. Los regidores nacionalistas siempre destacaron la disponibilidad de Rosa Quintana para respaldar la obra acometida en una carretera de titularidad municipal, pero ayer declinaron la invitación de su departamento para acompañarla en la visita al puente de A Regada al considerar que «non procede asistir a ningún acto que oficiosamente supón a inauguración da ponte dado o retraso co que se efectuaron as obras polas que os nosos veciños tiveron que agardar case ano e medio». La conselleira declinó valorar la ausencia, que los alcaldes entienden fue «un xeito simbólico de solidariedade cos veciños afectados».

Las críticas a los alcaldes de Arzúa y de Santiso por ausentarse de la visita al puente de A Regada llegaron del PP por boca del portavoz municipal del partido en Santiso, Ovidio Leiva, que los acusó de «faltar al respeto» de los vecinos en lo que, en sus palabras, fue «una actitud lamentable e inexplicable» porque «no tienen excusa para haberse ausentado al acto», añadió.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Abre dos meses antes de lo previsto el puente entre Arzúa y Santiso