García de Loza: «Soy patrimonio gallego y español»

La Voz

SANTIAGO

GUSTAVO RIVAS

El exárbitro aclara que el domingo se reencontró con Currás en el partido del Compos y avanza que tratará de «no cobrar nada» en el Ayuntamiento

05 jun 2014 . Actualizado a las 17:25 h.

El alcalde de Santiago, Ángel Currás, es posible que necesite fichar a ocho personas ajenas a la lista del PP como ediles no electos para cubrir las nueve vacantes que acumula en la actualidad el Concello. De esas ocho, tres ya tienen nombre. Dos proceden del Ayuntamiento y el tercero, directamente del mundo del deporte para asumir el área que dejó vacante Adrián Varela. Se trata del exárbitro Raúl García de Loza, residente en Santiago desde hace tres años y quien ya fue concejal en A Coruña de 1999 al 2003 con el PP, entonces en la oposición.

Esta mañana, en el programa Voces de A Coruña, de Radio Voz, el excolegiado reveló cuándo estableció contacto con él Currás para sumarlo a la lista y quiso dejar claro la muy buena relación que le une al regidor. El primer saludo entre ambos tuvo lugar el domingo, un día antes de que se publicase la sentencia que condenaba a siete ediles por prevaricación. Fue en el transcurso del Compostela-Rayo Vallecano, partido homenaje con el que se recordaban los 20 años transcurridos desde el ascenso del equipo compostelano a Primera División y en el que García de Loza volvió a ejercer de árbitro. «Ese día estuvimos saludándonos, nos dimos un abrazo. El lunes empezamos a hablar. El alcalde me preguntó si yo tenía disponibilidad. Y yo, como decimos los gallegos, le respondo según para qué. Él aclara que necesitaba de mi. Y yo le contesto que le ayudaría en todo lo que yo pudiese. Entonces me dice, 'ya te llamaré'. Yo creo que va a ser para la (cartera) de deportes. Ese día estuvimos también hablando de ese tema», aclara García de Loza.

El conocido exárbitro asegura que «sinceramente» a él le gustaría acceder al puesto de otra forma, pero no regatea el desafío. «Hay que entender que no todo en la vida tiene que ser fácil, que también hay que asumir dificultades. Y tenemos que sacar para adelante eso. Yo estoy dispuesto a ello. Aunque piensen que soy un pedante, no lo soy. Yo digo que soy patrimonio gallego y español. ¿Qué quiere decir eso? A mi siempre que se me pidió intenté estar ahí. Yo creo que ahora, ya que vivo en Santiago, es el momento de ayudar al partido», puntualiza el árbitro.