La bioconstrucción como forma de vida llega a Negreira

Este fin de semana ofrece un curso para hacer viviendas y espacios útiles con materiales como barro, paja o madera


negreira / la voz

Se siente «muy cómodo» trabajando con materiales como paja, barro, cal o la madera. Su forma de vida es construir, siempre bajo encargo, piezas de ebanistería, carpintería, pero actualmente está centrado en hornos, bancos, techos verdes, e incluso, la construcción de cabañas y casas. Javier Ovejero, natural de La Rioja, lleva dieciocho años en Galicia. «Siempre construyo obras originales y con materiales naturales, o reciclables», siguiendo la filosofía enmarcada en la «permacultura». Pero si además el barro es de buena calidad como el que existe en Negreira «todo sale mucho mejor».

Afincado desde hace tres años en Negreira, este fin de semana ofrece su tercer curso de construcción consciente. Su taller en Negreiroa está hecho con muros de barro y un techo vegetal sobre madera de pino, y una lona impermeable. La burocracia frenó su proyecto de construirse su propia casa natural en Portor, lugar donde a medio construir está el proyecto de permacultura O Sapoconcho «con estructuras hechas con paja, barro o madera».

Él mismo reconoce que con la crisis aumenta la demanda, pero también porque cada vez más gente está preocupada por su salud, pues él, sostiene que las casas convencionales son «perjudiciales. Crean mucha humedad y las casas tienen que respirar, o tener diferentes materiales para crear un gran aislante, sobre todo en Galicia donde la humedad y el medio frío constante hacen que sea necesario tener energía dentro para que se caliente la casa». Y eso dice que se consigue de forma eficaz con barro y paja, algo que no resulta tan extraño si tenemos en cuenta que nuestros antepasados ya construyeron casas eficientes que perduraron en el tiempo.

Hoy en día está inmerso en dos proyectos de casas de 90 metros cuadrados, y en breve se irá a Logroño para construir una bodega ecológica. «Cogiendo las mejores ideas y aplicándolas según el clima y el entorno, sí se puede hacer casas de un modo tradicional», cuenta Ovejero, cuyos trabajos se pueden ver en su blog tortugaboreal. Anualmente recibe a estudiantes de Arquitectura de la Universidade de A Coruña para darles recomendaciones.

Javier ofrece alternativas en la transformación de calderas de gasoil a estufas de leña de alta eficiencia que, dice, «calientan toda la casa con sus radiadores, pero sin gastarse 6.000 euros en una estufa industrial que no es eficiente, y que acabará dándoles problemas e incrementando el gasto en mantenimiento», dice.

javier ovejero riojano residente en la capital barcalesa

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

La bioconstrucción como forma de vida llega a Negreira