Los vecinos de Galeras piden a la Xunta que sancione al Concello

El alcalde los recibirá mañana, pero dice que la obra se mantiene

Los vecinos, que ya se reunieron con María Pardo, quieren abordar la obra directamente con Currás.
Los vecinos, que ya se reunieron con María Pardo, quieren abordar la obra directamente con Currás.
la voz

Los vecinos de Galeras que se oponen a la construcción de la rotonda que lleva pareja la dotación de un nuevo acceso a un párking privado a través de un espacio público habilitado como zona verde podrán al fin expresar personalmente sus quejas al alcalde. Ángel Currás los recibirá mañana, según les comunicaron ayer, una jornada antes de la concentración que la plataforma en que se han organizado ha anunciado en el Obradoiro, coincidiendo con la celebración del pleno ordinario.

La fecha se fijó ayer mismo, a tenor de la respuesta que dio el alcalde a mediodía cuando se le preguntó por la espera de los vecinos para hablar con él. «Xa lles dixen que fixaran esa entrevista comigo, que eu recibo a todo o mundo», fue la respuesta de Currás, quien también adelantó que las obras continuarán, porque «están adxudicadas», si bien en este caso no medió ninguna convocatoria pública, sino que las asume la empresa propietaria del párking, la que financiará la intervención según el convenio urbanístico que suscribió con el Ayuntamiento para la ejecución del proyecto.

En el perímetro azul

Los residentes que se oponen a la obra han desplegado en los últimos días una intensa campaña para llegar a todas las instituciones en las que pueden defender su demanda de que esta se paralice. La última, después de la fiscalía y la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística de Galicia, ha sido la Dirección Xeral de Patrimonio, a la que expresamente le pide que ejerza sus competencias como órgano que debería informar previamente sobre esa actuación, sostienen. Una actuación que afecta, continúan en su escrito a la Xunta, al ámbito del perímetro azul del casco viejo y sobre «a que non consta a preceptiva licenza de obra». Pero en este caso, no solo piden a Patrimonio que inste al Concello a parar la obra, sino que «incoe expediente sancionador» contra la Administración local. La demanda vecinal no solo se escuchará en el Obradoiro el jueves. También llegará al pleno de la mano del BNG.

Moción del BNG

Los nacionalistas han decidido formular una moción para que se paralice el proyecto mientras «non se esclarezan as dúbidas sobre a súa oportunidade e a legalidade do procedemento seguido na súa tramitación», una legalidad que cuestionan los vecinos que se oponen a esta obra por afectar a una zona pública habilitada como espacio verde sin que haya mediado la modificación del planeamiento. Nada garantiza, sin embargo, que la moción nacionalista se vaya a debatir toda vez que antes habrá que votar la urgencia de la propuesta. Y son muy escasas las que pasan ese trámite ante la mayoría absoluta del PP. El proyecto consiste en la construcción de una rotonda que permitirá dotar de un nuevo acceso por Galeras al aparcamiento privado de la zona y que también supondrá modificaciones en la confluencia de la calle García-Sabell.

Votación
8 votos

Los vecinos de Galeras piden a la Xunta que sancione al Concello