O Castiñeiriño cuestiona el nuevo cierre de seguridad del polígono 11

Los residentes demandan que la futura urbanización mejore la calle

El cierre habilitado en este suelo por el Ayuntamiento no era el programado inicialmente.
El cierre habilitado en este suelo por el Ayuntamiento no era el programado inicialmente.
la voz

El gran agujero abierto en el suelo urbanizable no programado número 11 (sunp-11) del Castiñeiriño ya está cerrado. Pero los vecinos no saben si la medida de seguridad que se adoptó, diferente a la prevista, es la adecuada. La hondonada de dicho polígono, que se halla abandonado tras el inicio de las obras de urbanización, ha motivado la preocupación de los moradores de la zona y les ha empujado a movilizarse ante el riesgo que ofrecía y la inacción municipal para eliminarlo. El vallado existente hasta entonces había quedado deteriorado e inservible.

La reacción vecinal logró que el Ayuntamiento actuara, más que nada para prevenir la eventualidad de un accidente en la zona tras la denuncia de los afectados, y proyectó el cierre del polígono en la parte que da a la rúa da Estrada, que es donde existe el mayor riesgo.

Tras solicitarle el alcalde a los representantes vecinales un plazo para atajar el problema, Raxoi implantó como solución una especie de alambrada que separa el suelo de la acera y de la calzada por la que transitan los vehículos. Pero esa no es la solución planteada en el proyecto, que contemplaba un cerramiento laminado del sunp-11.

Malestar por la desinformación

Ante la modificación de lo que se había decidido, la asociación de vecinos convocó una asamblea del barrio en la que se acordó solicitar una entrevista con responsables del Concello para que aclaren los motivos del cambio y la seguridad que ofrece la iniciativa abordada. Los residentes quieren saber si la solución es la idónea. «Á xente o que lle parece mal é que non se lle informase dos novos criterios», explica la entidad vecinal.

En teoría, el coste de la obra acometida por el Ayuntamiento le será transferido a la empresa promotora del polígono, a la que ya expedientó por no adoptar medidas de seguridad en la zona. El problema es que la sociedad Proyectos e Inmuebles, a la que se dirigió el Concello, está en quiebra y con escasas posibilidades de dar respuesta al expediente municipal. Y el gobierno local es consciente de ello.

En la entrevista aludida, ya solicitada por la asociación de O Castiñeiriño, los representantes del barrio demandarán asimismo información sobre el sunp-11 y el proceso de urbanización del mismo. Quieren conocer si se mantiene el compromiso municipal de adecentar en condiciones la rúa de A Estrada en ese marco urbanizador y los plazos de actuación fijados.

El gobierno local ya ha decidido llevar adelante en el transcurso de este año las obras. El coste global de los trabajos ascenderá a tres millones de euros. La urbanización quedó interrumpida hace unos años precisamente por las dificultades que atravesaban las empresas vinculadas a la actuación. No obstante, la sociedad municipal Emuvissa cobró el importe de las obras no ejecutadas a los propietarios.

La urbanización del suelo destinado a acoger en el futuro el último de los polígonos residenciales programados en el Castiñeiriño está ahora mismo en proceso de licitación. Hace medio mes que se comenzó con el análisis de las ofertas presentadas a un concurso que se publicó a finales del 2013 con un tipo de licitación de 3,2 millones (IVA incluido), si bien la reserva de partida en el presupuesto municipal asciende a 3,5 millones: 2,18 en el ejercicio del 2013 y 1,3 millones este año.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

O Castiñeiriño cuestiona el nuevo cierre de seguridad del polígono 11