Los vecinos de Sar llevan a Roma a su párroco a conocer al Papa

El barrio se vuelca en el homenaje a quien lleva siendo su cura décadas

Porto Buceta recibió el cariño de los parroquianos y también de otros sacerdotes.
Porto Buceta recibió el cariño de los parroquianos y también de otros sacerdotes.

Santiago / La Voz

«Bueno, bueno. Como párroco e como todo. Mira para todo o mundo, e para o pobre non o hai mellor». Así hablan los vecinos de Sar de su párroco, José Porto Buceta, que ayer recibió el cariño de todos en un homenaje que se celebró en la Colexiata, y que finalizó con una comida en el pazo de Adrán, en Calo. Mientras se ultimaban los preparativos y alguna que otra sorpresa para el religioso, Porto Buceta continuaba con sus obligaciones en la iglesia. Tocaba catequesis con los pequeños, bautizo, y prepararse después para la misa homenaje, que él mismo ofició. «Me tomo esto con mucha alegría», dice. Lleva décadas siendo párroco de un barrio «que antes tenía un componente muy rural y un proyecto de avance y mejora», dice José Porto. Añade que en estos años se ha logrado «un sentido mayor de comunidad, muy vinculado al desarrollo social».

Aunque el homenaje celebra los 40 años del párroco en Sar, el afirma que lleva 33, y ahí seguirá. Eso sí, admite que a sus 73 años ya se hubiese jubilado, «pero si el Obispo lo dice, de momento hay que seguir», responde con humor.

La iniciativa para reconocer el trabajo de Porto Buceta partió de los vecinos del barrio, y de todas las asociaciones que fundó el cura, tanto la de vecinos de Angrois, como la de Sar, el grupo de danza, la coral polifónica, el grupo de catequistas... Al final, las cifras se quedaron cortas. «Contabamos con que á comida fosen unhas 200 ou 250 persoas, pero somos 450 inscritos», dice Rafa Sexto, presidente de la agrupación folclórica Colexiata de Sar. Fue un menú marino, con entrantes, almejas, pulpo y caldeirada de pescado.

Música y amigos

La jornada fue emotiva, porque todos quisieron tener su propio detalle con su párroco. De ahí que las sorpresas se sucedieron. A la misa acudieron Alejandro Barral y Juan Filgueira, canónigos de la catedral, así como el rector del Seminario menor, y se leyó una carta del arzobispo, Julián Barrio, que no puedo asistir al evento. Después de la homilía, y como muchos vecinos no podían ir a la comida pero querían participar en la celebración, una carpa en la explanada de la Colexiata se convirtió en un improvisado escenario de actuaciones. Una de las que más emocionó a Porto Buceta fue la de Fernando Gontad, músico y cuñado del párroco, que interpretó una pieza con el saxofón; y la de Miguel Torres, amigo y quien fuera cantante de la orquesta Compostela. No obstante, una de las grandes sorpresas fue el regalo que todos los vecinos de Sar hicieron a su párroco, un viaje a Roma en donde tendrá una audiencia con el Papa. «As datas aínda non están confirmadas, pero si que será recibido polo Papa», dice Rafa.

La relación del sacerdote con el barrio va más allá de asociaciones de vecinos, culturales y religiosas. El equipo de fútbol sala Santiago Futsal le hizo entrega de una camiseta, ya que la entidad deportiva entrena en el barrio; mientras que el 30 de octubre, en el próximo partido Compostela-Celta B, Porto Buceta será el encargado del saque de honor del encuentro. Todo un día lleno de actos emotivos y de sorpresas que demuestran que el cura de Sar ha logrado ganarse el cariño de sus feligreses.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Los vecinos de Sar llevan a Roma a su párroco a conocer al Papa