Las plazas de residencia para dependientes cuestan hasta 2.100 euros al mes

Servizos Sociais informa de 21 centros en Santiago y otros 11 concellos

La residencia de San Marcos admite a personas válidas y dependientes y es la que tiene más plazas.
La residencia de San Marcos admite a personas válidas y dependientes y es la que tiene más plazas.

santiago / la voz

Cuidar a una persona dependiente, que no puede valerse por sí misma y precisa que se esté pendiente de ella las 24 horas, es una situación que preocupa cada vez a más familias de Santiago. El incremento de la esperanza de vida, con el deterioro de salud sobre todo a partir de la octava década de la vida; y la crisis económica, incrementan las dificultades en numerosos hogares, que buscan la mejor alternativa para atender lo mejor posible a esos seres queridos.

Cuando la persona es válida, o está en las primeras fases de una demencia, hay muchas más posibilidades. Pero el problema se plantea cuando hay que cuidar a alguien que tiene dificultades para hacer hasta sus necesidades más básicas, o que no conoce ni a sus propios hijos, pues se llega a esos extremos. Entonces es cuando se precisa de profesionales cualificados que ofrezcan los servicios adecuados. Y no siempre es fácil conciliar soluciones.

El Centro Municipal de Servizos Sociais de Santiago informa de 21 centros residenciales que admiten a personas dependientes. Solo dos son públicos, las residencias de Volta do Castro y la de la Fundación José Otero, ambos en Santiago, este último de gestión privada.

Además, cita cinco centros concertados, uno de ellos municipal, en Vila de Cruces. Los 14 restantes son privados. El que más plazas ofrece, 220, es el compostelano de San Marcos, regido por una comunidad religiosa, aunque su tipología es mixta y admite también a personas válidas.

De esos 21 centros, 4 están en Santiago -los tres citados y el concertado Mapfre-, 6 en Teo, 2 en Boimorto, y los otros en Arzúa, Boqueixón, Oroso, Val do Dubra, Touro, Ordes, Outes, Vila de Cruces y O Irixo (en Ourense). A la mayoría de los dependientes de Compostela ingresados en una residencia les asisten en estos 12 municipios.

Mil euros de diferencia

Algunos de esos centros ofrecen menos de 20 plazas, y los precios son variables. Hay hasta mil euros de diferencia por una plaza. Dos residencias de Teo solicitan 2.100 y 2.114 euros al mes, respectivamente, por las plazas más caras, para personas asistidas en habitación individual.

Más reducidos son los precios de los centros de Boimorto, Oroso, Boqueixón y Arzúa, desde menos de 1.200 euros por plaza al mes.

El grado de autonomía de la persona condiciona el coste en la mayoría de los centros. También el hecho de que la habitación sea compartida o individual. Alguno ofrece la posibilidad de optar a viviendas comunitarias, o a estancias temporales, incluso mientras se espera por una plaza pública, que suele demorar meses.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Las plazas de residencia para dependientes cuestan hasta 2.100 euros al mes