Las «amistades peligrosas» de Charo Porto

Mantenía una estrecha amistad y negocios inmobiliarios con Messaoud El-Omari, exsindicalista juzgado estos días por explotación de inmigrantes. Los agentes investigan dos robos de joyas denunciados por Rosario

juicio.Juicio a Messaoud El-Omari -en primer término, a la derecha-
Juicio a Messaoud El-Omari -en primer término, a la derecha-

La madre de Asunta, Rosario Porto, mantenía una estrecha relación con Messaoud- El Omari, un ciudadano marroquí, exsindicalista, que estos días está siendo juzgado en Santiago acusado de explotación de inmigrantes. El fiscal le pide siete años de prisión.

Desde que Charo Porto dejó el despacho de abogados, había centrado su actividad profesional en representar a empresarios gallegos con intereses económicos en Marruecos, país al que viajaba con frecuencia. También tenía negocios inmobiliarios con Messaoud-El Omari. La relación era tan estrecha que incluso Asunta conocía a las hijas de El-Omari. Incluso Charo se interesó en los juzgados por la situación en la que se encontraba el caso de su amigo marroquí e intentó influir en su favor.

No está claro si la relación que mantenía era más que de amistad. En todo caso no sería público.

DOS ROBOS EXTRAÑOS

En los últimos meses, Charo había denunciado dos robos de joyas, uno en el que había sido el piso de sus padres en General Pardiñas, y otro en la casa de Teo. Ambos habrían ocurrido poco después de la muerte de su padre. Las sospechas giran en torno a la posibilidad de que hubiera denunciado los robos para cobrar el seguro y disponer de más liquidez. Esa es precisamente otra de las vías de investigación, la situación financiera de la familia. Sí se sabe que este mismo verano, Charo hizo un fuerte desembolso para pagar una reforma de envergadura en el que había sido el piso de sus padres.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
75 votos

Las «amistades peligrosas» de Charo Porto