El BNG reúne a ocho mil personas para pedir soberanía y salir de la crisis

Vence alerta del colapso social y económico generado por las políticas del PP


Santiago de Compostela

El BNG ha vuelto a colocarse tras la pancarta por las mismas calles y en la misma plaza, A Quintana, por las que suele marchar cada 25 de julio, fecha santa para el nacionalismo gallego. Esta vez han sido unas ocho mil las personas que acudieron a la convocatioria para reclamar soberanía como la única vía para luchar contra la crisis. La movilización se produce justo la misma semana en que una parte de la sociedad de Cataluña ha escenificado con una cadena su apuesta por la autodeterminación. Poco antes de que arrancara la protesta, desde el compostelano parque de A Alameda, el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, ha llamado a todos los gallegos a trasladar a la calle su indignación por una situación social y económica «dramática» fruto, a su juicio, de unas políticas erradas, cimentadas si te el recorte y la devaluación, lo que conduce al empobrecimiento de amplias capas sociales. Vence ha reclamado el derecho de Galicia a gobernar su destino tras una experiencia de años que ha servido para desmantelar sus sectores productivos y su instrumento financiero, como ha sucedido con NCG. «Queremos traballar e non emigrar», han coreado miles de manifestantes esta mañana en A Quintana.

Para dar prueba del malestar social, el BNG ha dado la palabra en el palco de la plaza a los afectados por las preferentes, a la plataforma en defensa de la sanidad pública, a los campesinos, a los estudiantes, a los pensionistas retornados multados por Hacienda y a los afectados por el cierre de la planta de T-Solar en Ourense. «Queremos producir para poder vivir», gritaban los congregados en la plaza.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
105 votos

El BNG reúne a ocho mil personas para pedir soberanía y salir de la crisis