El Colexio de Traballo Social especializará un grupo profesional para catástrofes

Aprovecharon en recientes incendios su labor tras el accidente de Angrois

Tubío destaca el interés suscitado por la experiencia de trabajadores sociales en el accidente del tren.
Tubío destaca el interés suscitado por la experiencia de trabajadores sociales en el accidente del tren.

santiago / la voz

La experiencia del grupo de trabajadores sociales gallegos que participó en la asistencia en el accidente de Angrois supuso la primera intervención en ese ámbito organizada desde el Colexio Oficial de la profesión, y la aprovecharon los últimos días para apoyar a personas damnificadas en algunos de los incendios que asolaron el país, como los de Oia y Ribeira. La presidenta del colectivo, Juana Tubío, afirma que antes de fin de año formarán especialistas, con presencia de expertos, para consolidar un grupo que pueda intervenir siempre que ocurran situaciones catastróficas y se les requiera «tanto en futuras grandes emerxencias, como tamén para mellorar a actuación eficaz para resolver as emerxencias do día a día», afirma.

Tras el accidente de Angrois, un grupo de trabajadores sociales del Concello de Santiago, Cruz Roja, de hospitales públicos de la ciudad y de atención primaria se prestaron para iniciar la experiencia auspiciada por el Colexio Oficial. Inicialmente acudieron 15, ya desde primeras horas tras confirmarse el desastre ferroviario. Después se sumaron 5 más, y «fixemos un chamado de profesionais que quixesen colaborar nos relevos, e o listado sobrepasou as 50 persoas colexiadas dispostas a intervir», agrega.

Atención psicosocial

Los lugares en los que intervinieron y las tareas realizadas fueron muy diversos: «Estiveron traballadores sociais nos hospitais Clínico, Gil Casares e Conxo. Tamén no centro privado La Rosaleda, e no Cersia. A colaboración con outros profesionais de emerxencias foi boa», manifiesta Juana Tubío.

El colectivo de trabajadoras sociales -la mayoría eran mujeres, matiza- participaron en tareas para conocer la identidad de personas fallecidas, acompañamiento y atención psicosocial a víctimas directas -como una niña con síndrome de Down que perdió a sus padres, con quien estuvieron hasta que llegaron sus parientes- para la comunicación con familiares directos y reconducir situaciones criticas.

También les ofrecieron apoyo para su estancia en Santiago a quienes eran de fuera, con ayuda para buscar alojamiento y para manutención, aspectos en los que Tubío resalta la solidaridad de la hostelería compostelana. «Demostramos ser un pobo solidario que sabe responder en momentos difíciles», afirma.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El Colexio de Traballo Social especializará un grupo profesional para catástrofes