Echan de Angrois a un hombre que prometía «limpiarlo de espíritus»

alberto mahía SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Los vecinos lo obligaron a abandonar el barrio «por su falta de respeto»

01 ago 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

El hombre llegó a Angrois con una carpeta bajo el brazo pregonando a los cuatro vientos que tenía unos poderes sobrenaturales. Presumía nada menos que de ser capaz de limpiar las casas de espíritus, que se los llevaría con él. Pero estuvo a un tris de llevarse unas chaparretas. Porque en Angrois mordió en hueso.

Nadie a quien ofreció sus servicios se tragó el cuento. Los vecinos le echan unos sesenta años y una caradura de hormigón. No ha vuelto desde entonces a por más. «E que non se lle ocorra volver petar á porta, que vai saír quentiño», avisaba un vecino que se lo topó andando por su finca como perico por su casa.

La noticia de su presencia corrió como la pólvora por Angrois perseguida por la incredulidad y un enfado de mil demonios. Porque, según Lucía Ruiz, «hay que tener muy poca vergüenza y respeto tanto por las víctimas como por nosotros para querer sacar provecho».