Los testimonios en Angrois: «Un rapaz dicíame, señora non marche, por favor, non marche»

La vecina Mercedes Salvado prestó apoyo anímico a las víctimas


santiago / la voz

Tan solo unas horas después de la tragedia, los vecinos de Angrois se mostraban desconsolados. Fueron los primeros en llegar al lugar del accidente, y los primeros en volcarse en las labores de rescate. Hoy, arrojaban unos testimonios escalofriantes sobre los momentos vividos. La mejor ayuda que pudieron ofrecer fue el apoyo anímico a las víctimas. Apoyo que prestó como nadie Mercedes Salgado, una vecina que, entre lágrimas, explicaba a La Voz su heroica labor.

«Eu cheguei e vinos alí todos tirados. Rompemos a alambrada para subir a uns poucos que estaban nos vagóns. Estaba unha rapaciña de 16 anos, outro de 21 e un rapaz de 14. Eu collía a ese rapaz e dicíalle: cariño, que no pasa nada; cariño, que no tienes nada. ¿Qué te duele? E dicíame que lle doía o cuello e xa lle puxeron un collarín. E despois quedou tranquilo e cando o atenderon díxenlle: ahora ya te van a llevar. E deille un bico así no lado e preguntoume: señora ¿cómo se llama? Contesteille que me chamaba Mercedes e díxome: no lo voy a olvidar jamás».

Mercedes ayudó a mucha más gente durante la noche, sin descansar un solo minuto. Colaboró incesantemente llevando agua y los diferentes enseres que requerían las autoridades. «Eu axudei no que puiden, vin tres veces á casa a buscar toallas e mantas... Pedían máis mantas e eu dicíalles que levaba todo, aínda que quedase sen nada... As mantas non chegaban, volvín outra vez porque pedían e pedían e pedían». «Foi realmente horrible», señalaba, desconsolada, esta vecina. «Esa xente nada máis que quería unha palabra de alento, un cariño..., ese rapaz que atendín non paraba de repetir: señora, non marche por favor, non marche».

Mercedes aseguraba que esta tragedia no se le borraría de la mente. «O que máis me impactou foi que despois subeu un señor cun bebé pequeniño e cunha nena de tres anos. E eu dicíalle que me deixara que lle collera o bebé e el abrazábao contra o seu peito e gritábame: señora no, que es mi hijo, no se lo lleve, que es mi hijo».

el día después en angrois

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Los testimonios en Angrois: «Un rapaz dicíame, señora non marche, por favor, non marche»