Luscofusco, empresa educativa con sede en Teo, mejor premio cooperativista del año

Emma Araújo SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Laura, Irupé y Lorena crearon la cooperativa Luscofusco en la antigua unitaria de Oza.
Laura, Irupé y Lorena crearon la cooperativa Luscofusco en la antigua unitaria de Oza. xoán a. soler

Ha merecido el reconocimiento de un certamen en el ámbito de la enseñanza

02 jul 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

El joven proyecto cooperativista promovido por Laura, Irupé y Lorena bajo el nombre de Luscofusco sigue cosechando éxitos. Si dos de las jóvenes que protagonizan esta historia lograron que su proyecto educativo consiguiese el primer premio a la mejor iniciativa de estudiantes de Formación Profesional, ahora han ido más allá tras confirmarse que su escuela, con una socia más, también ha recibido el premio al mejor proyecto cooperativista del año, un galardón que comparten con Xanela, una iniciativa ourensana que fomenta el envejecimiento activo en la zona rural.

Las tres jóvenes empresarias recogerán el sábado en la sede de Feiraco (Ames) un galardón en el que lo de menos, explica Laura Reyes, una de sus promotoras, es la aportación económica, «que siempre es bien recibida». Lo que más valoran es «el reconocimiento» a la idea, su centro educativo. Su proyecto se basa en un espacio rural que fomenta la capacidad de elección de los niños que atienden en Oza en un ambiente trilingüe y con un programa que busca inculcar la autonomía de los niños con algo tan simple como poner la mesa y recogerla una vez han comido.

Reciclaje y medio ambiente

Además, el cultivo en un huerto ecológico y los juegos con material reciclado inciden en la idea de Luscofusco de que hay que cuidar el ambiente. El programa está dirigido a familias con niños de entre 2 y 8 años de edad, con horarios adaptados al perfil de sus alumnos.

La empresa como tal nació en febrero de este año, pero en realidad han iniciado su actividad real hace apenas dos semanas. Hasta el momento atienden a ocho niños, un número que aumentará a un mínimo de doce a partir de la próxima semana.

Y una vez que aumentan los escolares de Luscofusco, también lo hace su horario. Si hasta ahora funcionaban entre las 9 y las 14 horas, a partir de la semana próxima trabajarán de 8.30 a 18.30 horas, atendiendo así la demanda de buena parte de las familias que ven en este proyecto que ocupa la antigua escuela unitaria de Oza una alternativa más personalizada a la educación en las edades más tempranas.

La Xunta, además de confirmar la concesión de este premio a la iniciativa teense, resalta que el objetivo del galardón, con el que se celebra el Día do Cooperativismo Galego, es «fomentar o asentamento da cultura cooperativa en Galicia e recoñecer publicamente o traballo, a innovación e o espírito de colaboración que se leva a cabo en diferentes ámbitos da economía rexional».

«El premio supone un empujón más que refuerza el de las personas que ya nos apoyaron»

Laura Reyes