El Pentágono usa un software que diseñó una spin off de la USC

Tamara Montero
tamara montero SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Santiago Domínguez y Carlos Cobas en la oficina que MestreLab tiene en Santa Marta.
Santiago Domínguez y Carlos Cobas en la oficina que MestreLab tiene en Santa Marta. xoán a. soler

MestreLab sirve al menos a 80.000 usuarios, incluyendo Harvard o Pfizer

16 jun 2013 . Actualizado a las 14:22 h.

Harvard, Princeton, Georgetown, Oxford y Cambridge, el MIT, la American Atomic Agency, el CSIC, la agencia de investigación francesa, Pfizer, Johnson & Jonhson, Bayer. Hasta el Pentágono. Son solo algunos de los organismos de altísimo nivel que utilizan un software de resonancia magnética nuclear que salió de los laboratorios de Química Orgánica de la Universidade compostelana convertido en una spin off y que hoy cuenta con 80.000 usuarios en los cincos continentes. Esos, los que pagan por las licencias, porque hay otros muchos que funcionan con versiones crackeadas, por lo que es imposible saber el número total de usuarios del producto.

MestreLab, cuya sede se encuentra en Santa Marta, comenzó a operar en el 2005 gracias al esfuerzo de tres socios: Carlos Cobas, cerebro de este software, Javier Sardina, catedrático de la Universidade, y Santiago Domínguez. El primer pedido salió hacia Adis Abeba, en Etiopía, financiado mediante una colaboración con la Universidad de Upsala. Los mercados principales son la industria farmacéutica, biotecnológica, química y alimentaria, así como la investigación química general.

La resonancia magnética nuclear es «lo mismo que se utiliza en los hospitales para analizar rodillas, cerebros, tumores...» con una diferencia: «Nosotros analizamos moléculas, vamos a lo atómico», explica Carlos Cobas. Así comenzó todo, pero ahora han diversificado su oferta y trabajan en otros campos como la espectrometría de masas, la cromatografía y herramientas informáticas en general. Tanto ha crecido la empresa que ya tienen oficinas en en Estados Unidos y en Inglaterra. En las de Santiago trabajan 18 personas procedentes de varios puntos del globo, porque MestreLab busca a los mejores en su campo independientemente del punto del mundo en el que encuentren. En Inglaterra hay tres trabajadores y en San Diego otra persona.